Foto: Alan Benites.
Foto: Alan Benites.

José León,Congresista de Perú PosibleAutor: Gonzalo Pajares.gpajares@peru21.com

José León es congresista e integra el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de Perú Posible. En esta entrevista responde a las puyas de Juan Sheput –integrante de su partido que desea ser candidato municipal–, respalda la gestión de Susana Villarán y reconoce que a Alejandro Toledo le va a costar recuperar su imagen.

Juan Sheput ha dicho que no se está respetando un acuerdo previo dentro de Perú Posible: presentar un candidato propio a la alcaldía de Lima…Él ya está en campaña; es un precandidato que no ha inscrito su candidatura. Juan está usando este momento para confrontar; quiere demostrar que, entre todos los precandidatos, es el mejor. Una estrategia así es natural, pero lo cierto es que el acuerdo al que Sheput alude no existe. Es más, la posibilidad de formar una alianza siempre estuvo latente.

Entonces, lo que vemos estos días no es una crisis, sino la muestra de las ambiciones políticas de Sheput…Repito: él está buscando su posicionamiento político. Esto es un uso frecuente en política. Sheput es mi amigo, nos frecuentamos, pero él no integra el CEN, sino la Comisión Política (CP). En Perú Posible, la CP evalúa y recomienda, pero no toma decisiones; las decisiones las toma el CEN.

¿Perú Posible puede llegar a la alcaldía de Lima?Sí. De lo contrario, no participaríamos. Los éxitos de un candidato se construyen. Castañeda no es invencible: en las elecciones presidenciales pasadas también llegó a tener 60% de intención de voto, ¿pero dónde terminó?

¿Cree que Susana Villarán ha hecho una buena gestión?Ha sido una buena alcaldesa y ha sentado las bases para un cambio estructural de Lima. Yo le pondría 13 a su gestión.

Si ha sido tan buena, ¿por qué solo tiene 21% de aprobación y 8% de intención de voto?Porque la gente siente que Lima está congestionada, llena de delincuencia…

¿Y no es así?Sí, pero pongamos las cosas en su real dimensión: en cuatro años no podía cambiar la ciudad, sus reformas son estructurales.

Entonces, necesita cuatro años más…Podrían ser más. Cambiar una ciudad, cambiar un país, toma tiempo y hay un precio político por pagar: nos pasó a nosotros con Alejandro Toledo, que llegó a tener solo 6% de aprobación, pero luego Alan García y Ollanta Humala cosecharon lo que nosotros sembramos. Lo mismo pasa con Susana Villarán, cuya gestión aún no ve resultados… pero los verá.

¿Existe Perú Posible?No puedo negar que la investigación contra nuestro líder, Alejandro Toledo, nos afectó, pero de las debilidades brotan las fortalezas, y Perú Posible ha sabido revertir esta situación, pues nos unimos más, nos hicimos un puño. Perú Posible está maltratado, pero vive.

Perdieron varios parlamentarios…Pero no fue por Toledo, sino por ambición, y ponen delante de su compromiso con el pueblo y su partido sus ganas de ocupar un cargo. Esto pasó en Perú Posible.

¿Por qué los partidos políticos no terminan de afianzarse?El desprestigio de los partidos y de nuestra clase política nos arrastra; nos lleva de encuentro. Esta crisis se produce porque, en el Perú, la política no es reflexiva, es emotiva; no es inteligente, es reactiva. Por eso, elegimos gente que no aporta nada y, después, sale por la ventana.

¿No deberían hacer un 'mea culpa'? Ustedes los hicieron candidatos…Reconozco ante el país que nos equivocamos rotundamente al escoger a advenedizos, a improvisados.

¿El dinero es un factor determinante para elegir a sus candidatos?No puedo negar que, cuando Perú Posible seleccione a sus candidatos, se fije en la parte económica. Le repito: la política no es inteligente. Hacemos elecciones de facto, por dinero, por dádivas. Por eso, el Estado debería financiar a los partidos; así evitaremos que el dinero sucio –el del narcotráfico, por ejemplo– se meta en la política.

¿Toledo tiene futuro político?Le va a costar recuperar su imagen, pero tiene futuro porque en política no hay muertos. Toledo va a salir bien librado, conozco el caso por dentro…

Conoce sus mentiras, dirá…(Ríe) Yo diría que conozco sus exabruptos… a los que la gente llama mentiras.

¿Toledo no nos mintió?Dijo cosas que no eran exactas: apuradas, desinformadas. El Perú dice que son mentiras, y quizás caigan en esa categoría, pero le confieso algo: yo fui quien le pidió que le pida perdón al país por sus dichos. Me costó convencerlo, porque él sabe que no ha cometido ningún delito. Sé que impondrá su verdad, pero le va a costar una inmensidad recuperar su imagen.

¿Qué alianzas están haciendo para blindarlo?No necesitamos blindarlo porque es inocente. Recuerde que ni siquiera tiene el beneficio del antejuicio político, es un ciudadano común y corriente.

AUTOFICHA

- Lamentablemente, por la presión mediática que hubo en mi contra, mi familia decidió vender el hotel que teníamos en Trujillo, pero seguimos en el rubro hotelero.

- Fui ministro de Agricultura y tuve que renunciar a mi cargo por esa falsa denuncia. Impuse mi verdad y acabé con esa patraña.

- No vivo de mi sueldo como congresista. Soy empresario. Tengo experiencia en política y, por eso, tengo mucho cuidado para evitar cualquier conflicto de intereses.