Pide respeto a su familia. (USI)
Pide respeto a su familia. (USI)

La alcaldesa de Lima, Susana Villarán, participó anoche en un "acto de desagravio" por los violentos sucesos ocurridos entre los simpatizantes del Sí y del No a pocos metros de su casa. "¡Esto se acabó!", dijo la burgomaestre sobre la escenificación en la que ella era golpeada por un sujeto y que fue presenciada por su hija y por su nieta. "Lima no puede ser territorio de odio y agresión", señaló en un evento realizado en la plaza Francia, y exigió que el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) haga respetar el Pacto Ético Electoral.

El promotor de la revocatoria, Marco Tulio Gutiérrez, negó que sean activistas del Sí los que acudieron a la casa de Villarán, y conjeturó que todo fue preparado por Luis Favre. "Fue 'favrecado'", afirmó. Sus aliados de Solidaridad Nacional alertaron a la opinión pública sobre un "intento de victimización" de la alcaldesa.

Finalmente, el presidente del JNE, Francisco Távara, expresó su rechazo a los agravios e insultos en esta campaña.