FUE UN CRACK. Balerio era un gran atajador y sabía con los pies. (USI)
FUE UN CRACK. Balerio era un gran atajador y sabía con los pies. (USI)

Solía tomar la pelota y sacar largo, buscando a uno que pivoteara. Julio César Balerio hizo ayer el mismo saque y, como no vio la pelota, fue a buscarla. Ya no volverá. Su corazón decidió parar a los 55 años. El pitazo final del 'Viejo' nos llena de pesar, pero la leyenda del ídolo de Cristal y figura indiscutible de la selección nunca terminará. Nadie podrá hacerle goles.

La relación de Balerio con el Perú comenzó hace 20 años, cuando llegó al Sipesa tras pasar por Boca (1985) y Racing (1986). En la liguilla de 1993 tapó de todo ante Cristal y los celestes lo contrataron. Y Balerio, junto a Julinho, Palacios, Garay y Maestri, se erigió como pilar del equipo que arrasó a mediados de los noventa.

Tricampeón nacional (94, 95, 96) y subcampeón de la Copa Libertadores 1997, el uruguayo se nacionalizó para tapar por Perú en la eliminatoria para Francia '98. Y fue clave en esa campaña que rozó el éxito de la clasificación.

En 1998 dejó el Rímac y diez años después volvió para dirigir al Juan Aurich. En su país de origen entrenó a Rentistas, Cerro y Cerrito. No le alcanzó tiempo para conducir a Cristal.

EL RECUERDO DEL 'CIEGO'"Lamentablemente fumaba mucho. A veces yo entraba a la concentración para cuidarlo. Fue uno de los mejores arqueros que dirigí, siempre estudiaba a los rivales", señaló Juan Carlos Oblitas, quien lo dirigiera en Cristal y en la selección.

TENGA EN CUENTA

- Nolberto Solano lo calificó como "un adelantado a su época. Era astuto, sabía 'matar' el tiempo. Es una pena enorme".

- Flavio Maestri dijo que Balerio era un gran amigo. "Es un ídolo de Cristal, que nadie se olvide de eso".