FUGA DE HAMPONES. ‘Marcas’ huyeron en un auto Mitsubishi crema. (Perú21)
FUGA DE HAMPONES. ‘Marcas’ huyeron en un auto Mitsubishi crema. (Perú21)

Ángel Arroyoaarroyo@peru21.com

Horas después del asesinato de un empresario en la notaría Paino, en Surquillo, ocurrido a pocos metros de dos complejos policiales, el director de la Policía Nacional, general Raúl Salazar, salió –desde Palacio de Gobierno– a informar a la ciudadanía que tras el crimen se había producido una persecución, pero que los criminales fugaron debido "a la congestión" en la Av. Aramburú.

Sin embargo, Perú21 obtuvo imágenes de video –de los exteriores de la notaría– que ponen en evidencia que el jefe de la Policía Nacional mintió.

En la cinta se comprueba que en ningún momento –ni antes ni después del homicidio de Félix Gonzales Victorio (66)– hubo congestión vehicular en la Av. Aramburú.

El video demuestra que a su salida de la notaría, los delincuentes hacen varios disparos que alarman a los transeúntes. Luego huyen en un auto Mitsubishi crema (modelo Lancer), sin que haya ninguna persecución. Pasan por el negocio en el que está ubicada la cámara a las 3:10 de la tarde con 55 segundos (el sistema de vigilancia del local tiene un desfase por desperfectos técnicos de 30 minutos).

Según testigos y fuentes policiales, los maleantes no llegan hasta la Av. República de Panamá –como dijo Salazar– sino que doblan hacia la derecha dos cuadras antes.

"La policía de la Dirandro inmediatamente trató de salir detrás del vehículo donde subieron los asaltantes, los siguió, pero los perdió de vista a unas cuatro o cinco cuadras del lugar, por la congestión misma del tránsito. No había forma de comunicarle a otras unidades para su interceptación", declaró Salazar el último jueves.

Sin embargo, con las imágenes queda demostrado que ni hubo congestión ni hubo persecución.

De otro lado, en el video se observa a un cuarto delincuente, cuya identidad es investigada por los agentes de la Dirincri.

Lo que más llama la atención es que, según los testigos, al momento del tiroteo el agente que custodiaba la Dirandro corrió al interior de su base y no actuó pese a estar provisto de un fusil AKM.