[Opinión] Richard Arce: Una afrenta contra la Policía Nacional.
[Opinión] Richard Arce: Una afrenta contra la Policía Nacional.

La intromisión grosera del gobierno en la Policía Nacional con la remoción del comandante general de la Policía Vicente Tiburcio es una muestra más del desprecio que tiene este gobierno por la seguridad nacional y la lucha contra la corrupción. Recuerden bien que este valiente oficial tuvo la osadía –cumpliendo su función– de emitir las órdenes de captura internacional para los sobrinísimos del presidente y para su mano derecha, Bruno Pacheco; por tanto, le tenían jurada la represalia.

No le importó a este gobierno de Castillo que el general Tiburcio es un “héroe de la democracia” por su participación en la captura del genocida y terrorista Abimael Guzmán, lo que fue reconocido inclusive por ley resaltando su carrera impecable como una garantía para dirigir a la Policía. Un oficial con tales condecoraciones y, sobre todo, con una posición firme ante la intromisión política merecía mantenerse en el cargo hasta cumplir su función. Pero al parecer primó el revanchismo porque se metió con los sobrinos del presidente y su hombre fuerte en Palacio.

Son tantos los escándalos de corrupción que enlodan a Pedro Castillo y que evidencian que este gobierno es insostenible y ahora tenemos que soportar esta desestabilización de la Policía después del cambio ministerial.

La indignación es porque, además, con total desparpajo y desprecio cometen esta ignominia contra el país en momentos en que se tienen bajo responsabilidad policial importantes casos de investigación en delitos de corrupción, tráfico ilícito de drogas, crimen organizado, entre otros, los cuales se ponen en riesgo.

¿Quieren una Policía a su medida? ¿Pretenden coparla para instrumentalizarla? Si el honor es su divisa, es una obligación para el nuevo comando que asuma esta responsabilidad plantarse firme ante estos manoseos del gobierno; de por medio están la institución y la lucha contra la delincuencia y el crimen organizado en un escenario donde la inseguridad ciudadana es el principal problema que percibe la población y se requiere la eficiencia policial para garantizar la seguridad interna del país.