(AP)
(AP)

GRENOBLE (Francia).- La carrera más difícil para Michael Schumacher acaba de largar. Desgraciadamente, parte en la pole position debido a un coma al que lo arrastró una lesión en la cabeza, por lo que oramos para que la bandera a cuadros baje cuando cruce la meta de la recuperación. El expiloto sufrió una hemorragia cerebral, tras caerse mientras esquiaba en compañía de su hijo de 14 años, y se encuentra en estado crítico. Es ahora cuando necesita de un equipo.

El accidente se produjo en la estación de Méribel, en los Alpes franceses, lugar donde el germano posee una residencia privada. Schumacher tenía casco cuando su cabeza golpeó contra una roca. Fue hallado consciente y trasladado inmediatamente en helicóptero al hospital de Moutiers.

El accidente no es demasiado serio", declaró el director general de la estación, Christophe Gernignon-Lecomte. Pero no era verdad. Horas después, y cuando el máximo ganador en la historia de la Fórmula 1 ya había sido trasladado al hospital de Grenoble para más pruebas, su situación empeoró dramáticamente.

Una hemorragia cerebral obligó a una intervención neuroquirúrgica supervisada por Gerard Saillant, un especialista en lesiones neurológicas y de la espina dorsal que ya había operado a 'Schumi' en 1999, cuando se fracturó la pierna.

Tras la operación, el hospital de Grenoble (al sur de Francia) señaló que Schumacher entró en una "condición crítica". El "fuera de peligro" se había convertido en un real peligro de muerte.

"Pedimos comprensión porque no podemos dar mayores datos acerca de su estado. Llevaba puesto un casco y no estaba solo", dijo la representante de Schumacher, Sabine Kehm. La familia del exitoso corredor dará hoy una conferencia de prensa.

La carrera por la vida de Schumacher empezó. Y tiene que vencer a toda costa.

OTRAS LESIONES

No es la primera vez que Schumacher sufre un accidente que pone en riesgo su vida. En 1999, durante el Gran Premio de Silverstone, chocó contra un muro de contención y se fracturó la tibia y el peroné de la pierna derecha. Dos años después, en el GP de Australia, dio dos vueltas de campana con su Ferrari antes de chocar con el muro. En 2009, cuando ya estaba retirado y entrenaba con su moto Honda, se golpeó todo el cuerpo en una caída y terminó internado en un hospital.