notitle
notitle

Gianfranco Castagnola,Al.Mercadogcastagnola@peru21.com

Se aprobó la nueva ley del Servicio Civil y se otorgaron facultades al Poder Ejecutivo para reformar el sector Salud. Son 'megareformas', cuyos beneficios se verán en el largo plazo, pero cuyo costo fiscal se asumirá ya (casi S/.5 mil millones al año adicionales a partir del 2014, el 0.8% del PBI). Es mucho dinero que ojalá se traduzca en mejores servicios para la población. Mientras, el Gobierno debiera ir facilitando la vida a sus ciudadanos eliminando complejidades burocráticas que, aunque supuestamente están fundadas en objetivos importantes, como la seguridad, por ejemplo, en realidad son pretextos para recaudar recursos para las entidades públicas y solo sirven para generar un mercado de 'servicios de tramitación' y corrupción. Uno de ellos es el permiso de lunas polarizadas (que se exige inclusive a las que vienen de fábrica ligeramente oscurecidas), que cuesta casi S/.600 y un día de gestiones. Otro peor, por las arbitrariedades que se debe enfrentar, es el permiso de Defensa Civil en la MML. Un programa decidido de verdadera simplificación administrativa tendría un costo fiscal mínimo, pero un beneficio inmenso para empresas y personas que pierden miles de horas lidiando con nuestra kafkiana 'tramitología'.