Vacancia: dudas y cálculos de sus promotores

PPK

(Luis Centurión/Perú21)

El factor definitivo, sin embargo, es la posición de Fuerza Popular. (Luis Centurión/Perú21)

Santiago Pedraglio
Santiago Pedraglio

Contra lo que muchos piensan, no es seguro que el presidente Pedro Pablo Kuczynski resulte vacado. No por falta de razones –que sobran: basta revisar las abundantes denuncias publicadas–, sino por los diversos y atravesados cálculos políticos y porque, para variar, los partidos están divididos.

Un primer escollo a superar por los parlamentarios provacancia es que faltan días o probablemente semanas para que sea punto de agenda de un pleno congresal, y el tiempo que transcurra dará lugar a campañas mediáticas a favor de la vacancia, pero también en contra. La posible inestabilidad política, la influencia negativa en la economía y el prurito de no querer regalarle una victoria política a la izquierda son algunos argumentos que se esgrimirán contra la vacancia.

El factor definitivo, sin embargo, es la posición de Fuerza Popular. ¿Y en qué anda el fujimorismo, grupo clave para el desenlace? Varios de sus voceros le han bajado el pulgar a PPK. Más aún, ya se reunieron delegados de Nuevo Perú y Fuerza Popular para coordinar la moción, que al centrarse en la corrupción y no en el indulto, abre las puertas para que Keiko Fujimori le dé el visto bueno.

Pero el fujimorismo pro Keiko lo ha de estar pensando bastante, porque una nueva derrota sería desastrosa para la imagen de autoridad que le gusta mostrar. Peor aún si sufriera un nuevo desprendimiento, por más pequeño que fuese, como consecuencia. No debe olvidarse que FP y su lideresa buscan no solo vacar a PPK sino propinarle una derrota contundente a Kenji Fujimori, y es evidente que no lograr su objetivo terminaría por ser un tremendo bumerán en su contra.

El Apra está dividido. Alianza para el Progreso parece que está igual frente al punto. Acción Popular, lo mismo. La izquierda, aunque dividida, estaría junta a favor de vacar. Así como están las cosas, el debate actual no es, entonces, si hay razones para la vacancia presidencial; es si acaso existe voluntad y, sobre todo, fuerzas suficientes para conseguirla.

Lea mañana a: Carlos Tapia

Leer comentarios ( )

Ir a portada