No te creas tan importante

“Los trogloditas que creen que la raza blanca es superior son los más angustiados (...) porque van a tener que responder con qué grupo étnico se identifican”.

Racismo

No te creas tan importante. (AFP)

No te creas tan importante. (AFP)

No te creas tan importante. (AFP)

María Luisa Del Río
María Luisa Del Río

La información más valiosa que nos ha dado el censo, antes de efectuarse, es el miedo a todo que tenemos los limeños, hormigas sin alma. Cuánto complejillo ha saltado con la dificilísima pregunta sobre la identidad. La palabra mestizo mueve fibras que nadie sabe por qué. La oportunidad está dada para jugar al racismo de siempre: tú eres más cholo, yo no tanto, jeje.

Los trogloditas que creen que la raza blanca es superior son los más angustiados, ellos están horrorizados porque van a tener que responder con qué grupo étnico se identifican. Uy. En el debate (increíble que hasta por esto se genere uno) abundan las palabras racismo, discriminación, exclusión, inclusión, cosmovisión, etc. Pero el problema de fondo es esta idea tan pobre de que ser blanco es mejor, otra idiotez urbana.He vivido con pescadores de caballitos de totora, descendientes de los moche, y la palabra cholo no era un insulto entre ellos, porque no denota algo inferior. Ellos no estaban preocupados por ser menos blancos ni pensaban que los vikingos eran mejores navegantes por ser europeos, ni que ellos son mejores por ser moche. Esa rivalidad no cabe en la mente de hombres que se ganan la vida enfrentando un mar salvaje. También he vivido con comunidades awajún y nunca me señalaron por ser de otra raza, pues para ellos todo el que no es awajún es “mestizo”, punto. Lo demás es demasiado palabreo para gente que tiene que vivir merced a tormentas, inundaciones, sequías, animales venenosos, carencias y creencias. Algunos de ellos son evangélicos, otros cristianos. Unos toman y otros no, pero el abstemio no señala al bebedor.

Aquí en cambio nos hemos horrorizado. ¿Qué clase de pregunta es esa? La pregunta es importantísima porque revela cómo nos vemos a nosotros mismos y eso solo nos hace más libres. Los peruanos nos llamamos unos a otros por nuestros rasgos físicos: el chato, el gordo, la chata, la chola, el chino, la china (seas chino o japonés, y nos consta que nadie se ofende). El día que no podamos decirlo en voz alta nos habremos convertido en una aldeíta políticamente correcta, pero sin alma. Yo hubiera querido que este censo registre a más minorías, sobre todo si se trata de promover políticas inclusivas para dummies, de tan obvias. Pero bueno.

Y ya que hablamos de dummies, circula un video que nadie se atribuye, pero que le sugiere a los peruanos no marcar que son católicos si no creen en lo que dice Cipriani. A quien corresponda: somos miles de católicos que literalmente nos limpiamos el queque con lo dicho por Cipriani. Buen domingo.

Tags Relacionados:

María Luisa del Río

Ir a portada