Escándalo. Grandes grupos farmacéuticos están involucrados. (AFP)
Escándalo. Grandes grupos farmacéuticos están involucrados. (AFP)

BERLÍN (DPA).– Los grandes grupos farmacéuticos del oeste de Alemania realizaron más de 600 estudios de medicamentos en más de 50 clínicas de la extinta República Democrática de Alemania (RDA), según informes desconocidos hasta ahora y revelados por la revista Der Spiegel.

De acuerdo con las actas secretas, a las que tuvo acceso la publicación, más de 50 mil personas fueron utilizadas como conejillos de indias –con frecuencia sin su conocimiento– en estudios para el desarrollo de la quimioterapia y de medicinas para el corazón.

MURIERON TRAS PRUEBAS Las pruebas causaron la muerte de numerosos pacientes y tuvieron que ser interrumpidas por los organismos sanitarios. Según estos informes, dos personas perdieron la vida en Berlín Este al ser tratadas con el medicamento Trental de la farmacéutica Hoechst –hoy parte de Sanofi–, que mejora la circulación sanguínea.

También en la clínica Lostau, especializada en enfermedades pulmonares, en Magdeburg, dos pacientes fallecieron al ser tratados con Spirapril, producido por la farmacéutica Sandoz –hoy parte del grupo Novartis– para bajar la tensión arterial. El estudio fue interrumpido tras su muerte.

La farmacéutica Boehringer-Mannheim –hoy parte del grupo Roche– llevó a cabo ensayos clínicos en 30 niños prematuros del hospital universitario Charité de Berlín para desarrollar medicamentos con eritropoyetina, comúnmente conocida como Epo.

Aun en marzo de 1989, un protocolo establecía que no se informara a los pacientes. "El consentimiento del paciente quedará documentado con la firma del médico y un testigo", escribieron en aquel entonces.

SABÍA QUE

- La RDA se convirtió en 'un país barato' para los ensayos clínicos de las farmacéuticas occidentales. Los pacientes ignoraban que estaban siendo tratados con medicamentos en fase de experimentación.

- Bayer utilizó sobre todo a alcohólicos con problemas de delirio para su estudio del Nimodipin, medicamento para mejorar el riego sanguíneo del cerebro.

- Los fabricantes de medicinas llegaron a pagar hasta 800 mil marcos del oeste por un estudio clínico.