Carlos Bruce,CongresistaAutor: Gonzalo Pajares.gpajares@peru21.com

Su propuesta para que se apruebe la unión civil entre homosexuales es un termómetro para medir cuánto se ha modernizado nuestra sociedad. Pero, además, Carlos Bruce conoce a Alejandro Toledo como pocos. Por ello, lo buscamos.

¿Eres un hombre religioso?No, soy agnóstico. La Iglesia Católica cumplió un extraordinario rol en la creación de la sociedad peruana, y lo cumple hoy inculcando valores que yo comparto, pero soy muy racional y creo en lo que veo, y no me dejo llevar por dogmas. Por eso, a pesar de compartir los valores de la Iglesia, me he alejado de ella.

¿Tu propuesta es una afrenta a la moral?No, al contrario: si esta ley se aprobara, el Perú sería más decente; lo inmoral es dejar a más de un millón y medio de peruanos en una situación indigna.

¿Te has propuesto destruir a la familia?Al contrario, con mi propuesta se van a crear nuevas familias.

La Conferencia Episcopal Peruana está en contra de tu proyecto. Señala que la familia no es una construcción social ni jurídica sino divina…Me fregué: como no creo en Dios me quedé sin familia. ¿Qué hacemos los que no somos creyentes, nos quedamos al margen? Eso es absurdo. Lo que hace una familia es el vínculo afectivo y de convivencia. Decir que en una familia tiene que haber padre, madre y prole es maniqueo.

Cipriani dice que promueves la ley por un interés particular. ¿No sería bueno que quienes tienen esta orientación la manifiesten libremente?Lo que hace una persona dentro de sus sábanas cae en el ámbito de lo íntimo. Yo podría decir mucho sobre mi vida sexual –que, además, tampoco es tan divertida–, pero no me nace hacerlo. Dicho esto, no me molesta que digan que soy gay, porque no considero que un gay sea menos que un heterosexual.

Entonces, ¿por qué promueves esta ley?Me parece una causa justa.

Dicen que tu propuesta es tímida: que no se habla de matrimonio, de adopción…He preferido separar a las parejas homosexuales del tema de matrimonio porque interpreto que la mayoría de los peruanos prefiere dejar esta institución para parejas heterosexuales. De lo que se trata es de solucionar un problema de discriminación. ¿La unión civil tiene los mismos deberes y derechos que el matrimonio? Sí, porque si no los tuviera sería discriminatoria: se trata de darles deberes y derechos a las parejas gays.

¿La mayoría de peruanos piensa como Carlos Tubino?No, pero tampoco piensa como yo. Somos una sociedad conservadora. Si se hace una encuesta, la mayoría estará en contra… lo que no significa que la ley no deba salir: la mayoría está en contra de pagar impuestos y esto no significa que se dejen de pagar. Este es un tema de derechos humanos, y en ellos no manda la mayoría; es más, se establecen para proteger a las minorías de las mayorías. Sobre su aprobación soy moderadamente optimista. La gran virtud del proyecto es que ha hecho que hablemos del tema en público.

Y justo cuando se discute esta ley, llega Toledo…Ante el muy probable inicio de un juicio –veo muy difícil que el fiscal Peláez, con la gran cantidad de contradicciones y evidencias, decida no abrir un proceso–, quiere mostrarse como un ciudadano que se pone a derecho y, así, evitar su encarcelamiento.

¿Se burló del Congreso?Lo usó para su estrategia legal.

Hace algún tiempo me dijiste que no creías que el dinero de Toledo fuera mal habido…Me consta que da conferencias por las que cobra 40 o 50 mil dólares, pero con lo que estamos viendo, y con la cantidad de contradicciones en las que ha caído, hay algo rarísimo allí.

¿Ves indicios de corrupción?Indicios de cosas raras. Y, créeme que, por más que ya no sea amigo de Toledo, esta situación no me agrada. Con Toledo perdimos una oportunidad de levantar la política: con él hubo mucha esperanza –venía de la academia y desde abajo– pero llegó a la presidencia y cayó en pecados humanos –no reconocer a su hija–, en errores de forma –servirse el trago con la mano, la frivolidad–, situaciones que uno no quiere ver en sus líderes. Su Gobierno fue bueno, pero tuvo una muy mala imagen presidencial. Si él hubiera sido un buen líder, le hubiera puesto una valla alta a los gobiernos siguientes, pero, lamentablemente, esto no pasó y, así, perdimos una oportunidad histórica de un mayor avance para el país.

¿Es un mitómano?No lo voy a calificar de enfermo. Él tiene defectos de ser humano y sus defectos se le están acentuando con la edad. Estuve con él en tres campañas electorales, y en cada campaña sus problemas se le acentuaban. Además, tenía una frase: "Ya fui presidente, qué me vas a enseñar".

Has abierto La Trastienda…Es un restobar. Soy divorciado, mis hijos no dependen de mí y tengo las mismas responsabilidades que a los 21 años; la verdad, me gusta divertirme (ríe).

AUTOFICHA

- Hace dos años me investigan por lavado de activos, solo por el dicho de un procesado. No soy amigo del Gobierno, se me investiga por algo donde no hay pruebas.

- Mis secretos bancario y tributario están abiertos. La Procuraduría pide cosas que son risibles. Soy de la oposición, quieren amedrentarme.

- Hoy salgo en la lista de congresistas investigados, donde hay acusaciones ¡por narcotráfico! Lo que me pasa es intolerable. Mi dinero es el de un pequeño empresario.