Víctor Benítez,ExfutbolistaAUTOR: CARLOS LARAclara@peru21.com

Hace 50 años, un peruano alcanzó la gloria en Wembley. Fue Víctor Benítez, quien con el Milan conquistó la Liga de Campeones al vencer, un 22 de mayo de 1963, al Benfica por 2-1. Aquella tarde, el 'Conejo' anuló al portugués Eusebio.

Mucha gente no lo sabe, pero usted es el único peruano que ha obtenido la Copa de Europa. ¿Qué siente por ello?Un orgullo, ese logro fue para el Perú. Se siente la satisfacción de haber alcanzado la gloria en la 'Catedral del Fútbol', como se le conoce a Wembley, y nada menos que ante ese Benfica que tenía a Eusebio, el mejor futbolista del mundo en aquel momento.

¿Qué recuerda de esa final que le ganaron al Benfica?A esa final llegamos de menos a más. Benfica era el favorito, pero los favoritismos quedan de lado cuando se accede a esa instancia. El partido se nos complicó en un principio pues un descuido generó que Eusebio inaugurara el marcador. Pero ese gol fue muy tonto, por desobedecer al entrenador Nereo Rocco.

¿Qué pasó?El técnico me mandó marcar a Eusebio. "Si es posible, lo acompaña a su casa", me dijo. Era la oportunidad de lucirme. Pero (Giovanni) Trapattoni desobedeció al entrenador y en la cancha me dijo: "Yo lo marco". En un avance, Eusebio lo superó en velocidad y sacó un violento disparo para el 1-0 de Benfica. El técnico le dijo su vida a Trapattoni. Ahí pasé a marcar a Eusebio, que no pudo hacer nada en el resto del partido. Al final lo dimos vuelta con dos tantos de José Altafini, quien fue nuestra arma de gol.

¿Fue difícil marcar a la 'Pantera Negra de Mozambique'?No hubo necesidad de meterle una patada o jugarle fuerte. Tuve que anticiparlo jugando a la pelota. Cuando recuperaba, al instante tenía que generar la salida del equipo.

¿Cómo fue esa premiación?Inolvidable. La reina Isabel nos entregó el trofeo en el palco. Fue como tocar el cielo con las manos. Era el primer título internacional que conquistaba el Milan. Ese título tuvo un sabor especial porque, en esos años, la Copa de Campeones (hoy Champions League) solo la jugaban, como dice su nombre, los campeones de cada país. Hoy la juegan equipos que han quedado segundos o terceros e, incluso, los que clasifican en un repechaje.

¿A cuánto ascendió el premio por lograr ese éxito?El mejor premio fue alcanzar la gloria porque el fútbol era nuestro trabajo y para eso recibíamos nuestro sueldo. No hubo un gran premio, como los hay ahora, en que se pagan millonadas. Lo que gané jugando lo supe administrar y compré terrenos para construir casas. Mis padres me enseñaron a no despilfarrar el dinero.

¿Cómo fue el recibimiento?Fue un loquerío. El avión que nos trajo de Inglaterra no pudo aterrizar en el aeropuerto porque el público se metió hasta la pista. La nave tuvo que descender en una pista auxiliar, aunque igual la gente se nos fue encima y nos alzaron en hombros. Fue una gran muestra de cariño porque era la primera vez que el Milan conquistaba la Liga de Campeones.

Mañana Claudio Pizarro, con el Bayern Munich, podría ser el segundo peruano en ganar el máximo torneo europeo… Ojalá que Pizarro lo logre para no ser yo el único peruano que ha ganado la Champions. Cuando un compatriota como Pizarro triunfa en el extranjero, es para sentirnos orgullosos. Le deseo toda la suerte del mundo. Ese día me sentaré frente al televisor para alentar al Bayern.

¿Qué opina de Pizarro?Triunfa en Alemania, donde es uno de los goleadores históricos de la Bundesliga, y eso es destacable. Pero ahora no sé si jugará la final de la Champions porque no ha sido titular fijo en su equipo en esta temporada.

¿Considera a Pizarro como el futbolista peruano más exitoso en la historia de nuestro balompié?No creo que Pizarro sea el más exitoso en la historia del fútbol peruano. Se olvidan de Juan Joya, campeón de la Copa Libertadores y de la Copa Intercontinental con Peñarol (1961 y 1965). También de Teófilo Cubillas, quien ha jugado tres Mundiales (México 70, Argentina 78 y España 82) y marcó 10 goles, así como de este servidor, que ganó la Champions.

¿Es cierto que conoció a la 'Cosa Nostra' cuando llegó a Sicilia para jugar una temporada en el Messina?No sabía de la existencia de la 'Cosa Nostra' hasta que llegué al Messina. La ciudad era linda, pero no me gustaba la situación porque todos los mafiosos estaban ahí. Felizmente nunca tuve problemas con ellos; por el contrario, me trataron bien. Un día encontré a dos tipos fuera de mi casa, así que los encaré… Me dijeron que la 'Cosa Nostra' los había mandado para que me cuidaran.

¿Se siente realizado?Sí, tanto en lo deportivo como en lo personal, me siento realizado. Como deportista, siento que cumplí mi deber. En el otro aspecto, supe guardar pan para mayo y hoy disfruto la vida con mis hijos y mis nietos.

AUTOFICHA

- Me inicié en Alianza Lima. Luego pasé a Boca Juniors y di el salto a Italia, donde jugué por Milan, Messina, Venezia, Inter y AS Roma. Finalicé mi carrera en Cristal.

- Jugué de zaguero central, volante de contención y delantero. Siempre fui titular, otros se conforman con ser suplentes afuera.

- En Milan tuve de compañeros a 'monstruos' del fútbol como Cesare Maldini, Giovanni Trapattoni, Dino Sani, Gia-nni Rivera y José Altafini, entre otros.