Última oportunidad

“Fuerza Popular debería ver esta acción como una gran oportunidad para intentar cambiar su imagen. Hasta hoy, solo se ha mostrado como antagonista”.

Martin Vizcarra

Martin Vizcarra dando el mensaje a la nación el 16 de septiembre del 2018 donde anunció la Cuestión de confianza (Foto: Presidencia Perú)

Martin Vizcarra dando el mensaje a la nación el 16 de septiembre del 2018 donde anunció la Cuestión de confianza (Foto: Presidencia Perú)

Editorial Perú21
Editorial Perú21

El enérgico mensaje de anoche del presidente Martín Vizcarra, circunscrito a lo que establece la Constitución, debería ser la última oportunidad que tiene la mayoría fujimorista en el Congreso para entender que no hay otro camino que el de aprobar las reformas impulsadas por el Gobierno sobre el sistema de justicia y el sistema político. Y como bien anotó el mandatario, no es por capricho personal, sino por un clamor de la ciudadanía que está harta de lo que ha pasado en el país, harta de escuchar en los nauseabundos audios de cómo se negociaba la justicia en el Perú.

Los resultados de la encuesta de Ipsos publicada ayer en El Comercio son elocuentes sobre el apoyo ciudadano a las reformas. El 68% respalda que los miembros del Consejo Nacional de la Magistratura sean elegidos por concurso público de méritos; un porcentaje similar dice que está de acuerdo en que se elimine la reelección de los congresistas y el 69% considera que debe regularse el financiamiento a los partidos políticos.

Si eso no quiere ver Fuerza Popular está un serio problema. El mensaje del presidente, que en lo central es el planteamiento de la cuestión de confianza, no debería verse en términos confrontacionales, como ya lo han hecho algunos representantes del fujimorismo, sino como el uso de una herramienta perfectamente legal y constitucional para salir un atolladero político. Después de 40 días en que el Legislativo ha ido y venido en indecisiones sobre los cuatro proyectos de ley presentados por Vizcarra, poniendo trabas, estableciendo dilatados cronogramas y desnaturalizando algunas de las iniciativas, como aquella que encargaba al Congreso designar al jefe de la ONPE y del Reniec, se hacía necesario tomar acciones.

“Reforma ya”, es la frase del presidente que podría resumir la urgencia.Fuerza Popular debería ver esta acción como una gran oportunidad para intentar cambiar su imagen. Hasta hoy, solo se ha mostrado como antagonista al Poder Ejecutivo y a la ciudadanía. Deberían entender sus dirigentes que el poder parlamentario que tienen lo ganaron hace ya más de dos años. Si las ánforas volvieran a dar un resultado en este momento, quizás otra sea la historia.

Ir a portada