notitle
notitle

Adolfo Guevara,Opina.21aguevara@peru21.com

Son las siglas de la unión civil. Se ha presentado un proyecto para que los homosexuales tengan algunos derechos de los que carecen. El 2010 hubo una iniciativa parecida. Leí la propuesta y está bien fundamentada, ya que cita el Art. 2 de la Constitución, que dice que nadie debe sufrir discriminación por religión, raza o sexo. La iniciativa trata de proteger a las parejas homosexuales brindándoles derechos gananciales y seguridad social. Hay países que han aprobado esta unión; en otros castigan la homosexualidad con la muerte. He leído la opinión de brillantes juristas, en el sentido de que si dos homosexuales desean vivir juntos, pueden ir a una notaría y dejar constancia. Tienen derecho a vivir como desean, pero de allí a hacerles una ley que permita estás uniones –que, según otros, es el primer paso para permitir adopciones–… No imagino lo que puedan decir los niños adoptados cuando deban contestar cómo se originaron ellos y noten diferencias con las familias heterosexuales. Creo que esto sería un maltrato. El proyecto tiene su lado positivo, pero en esto último es una aberración.