notitle
notitle

Fernando Cillóniz,Al.Mercadofcilloniz@peru21.com

Eso está bien. El problema son las otras dos varas. La Sunat tiene una vara permisiva que yo llamaría la de la vista gorda. La aplica a muchos agricultores y comerciantes del sector agroindustrial, principalmente algodoneros, arroceros, azucareros y maiceros. ¿Por qué? No sé. Es evidente que la Sunat cuenta con todos los mecanismos tecnológicos y legales para formalizarlos, pero –por alguna razón– no lo hace. La tercera vara es la abusiva e irracional. Aquella que, por errores realmente menores, y a veces por errores de la propia Sunat, aplica sanciones leoninas que pueden llegar al extremo de cerrar empresas serias y formales. Una sola vara, la del justo rigor. Esa es la única que debería tener la Sunat.