notitle
notitle

Juan José Garrido,La opinión del directordirector@peru21.com

Semanas atrás llamamos la atención sobre la súbita y acelerada iniciativa de este gobierno por entregar mega-proyectos que, en conjunto, suman más de US$12,000 millones, cifra nada despreciable para un país de ingresos medios. Ustedes se preguntarán sobre las razones detrás de esta preocupación, y con justa razón. Todos estamos interesados en que el país crezca y se desarrolle, cierre sus brechas económicas y sociales, y para ello hacen falta nuevas inversiones. Eso sí, no de cualquier forma ni a cualquier precio.

La reciente entrega de la Línea 2 del Metro de Lima es un ejemplo en el que la forma y el precio generan suspicacias. Sin mayor información, sin sustento técnico ni una idea del monto final, se ha entregado la más importante concesión de nuestra historia. Se trata de cerca de US$6,620 millones, fuera del costo total de las expropiaciones, las cuales implican no solo el justiprecio por los terrenos, sino, además, una serie de costes que son parte de la preocupación que hoy expresamos en Perú21.

Todo apunta a que se está llevando a cabo un faenón de los grandes. Por quiénes y por cuánto todavía está por verse. En búsqueda de ello estamos. Lo que resulta evidente es que cosas muy oscuras ya han ocurrido, algunas de las cuales señalamos en esta edición.

En primer lugar, el cambio del patio de maniobras y taller desde la ubicación original (en un terreno que pertenece al aeropuerto –esto es, a coste cero– y que durante veinticinco años, hasta febrero del 2013, estuvo asignado para ese uso) a una zona industrial/urbana con un valor muchísimo mayor. La "mudanza" supone un gasto mayor a los US$1,000 millones si usamos valor de mercado y sumamos los costes asociados a expropiar industrias en actividad.

Luego está la velocidad y prontitud con la cual han querido tramitar esto, de manera ilegal además: el famoso "ramal" de la Línea 2 es, en verdad, parte de la Línea 4.

Esta historia recién empieza. Los próximos días, de seguro, nos enteraremos de los pormenores.