notitle
notitle

Alfonso Grados,Opina.21agrados@intercorp.com.pe

Han sido días duros para Sporting Cristal, institución que ha sobrellevado la trágica muerte de dos deportistas ligados al equipo cervecero. Sin haberse repuesto aún de la desaparición de Yair Clavijo, juvenil integrante del club, afrontaron la muerte de Fernando Cárdenas, menor de edad que se probaba en las instalaciones de La Florida. Estas muertes enlutan al club mejor organizado, el cual no escatima recursos para dotar a sus jugadores de las mejores condiciones para hacer deporte.

Respetando el dolor que sufren las familias de estos jóvenes, sin duda el golpe para la Raza Celeste ha sido brutal. El impacto se sintió en todos los estamentos del club, resultando en la digna decisión del equipo profesional que desencadenó el WO ante Real Garcilaso, actitud que no pudo ser empañada por mezquinos comentarios de representantes del equipo cusqueño. Aprendamos de estos aciagos hechos para fortalecer nuestra gestión deportiva, exigiendo a las instituciones contar con los profesionales y los equipos médicos que minimicen el riesgo que algo así vuelva a ocurrir. Que los desfibriladores aparezcan en el momento de la emergencia y no al día siguiente, como insólitamente ocurrió en Urcos.

Trabajemos para no volver a enterrar a muchachos cuya ilusión era realizarse como hombres de bien practicando fútbol; es lo mínimo que como sociedad deportiva le debemos a nuestra juventud.