Otro testigo. Moisés Velarde dio detalles que desvirtúan versión oficial de Alejandro Toledo. (MartínPauca)
Otro testigo. Moisés Velarde dio detalles que desvirtúan versión oficial de Alejandro Toledo. (MartínPauca)

Ante la Comisión de Fiscalizació del Congreso, el agente inmobiliario Moisés Velarde confirmó la participación de Alejandro Toledo en las gestiones previas a la adquisición de la oficina de la Torre Omega, predio que terminó a nombre de Eva Fernenbug, suegra del exmandatario.

Velarde fue quien contactó a Toledo con el empresario chileno Mario Aranda Briceño, socio de Actualisap Perú, firma que era la propietaria de ese inmueble ubicado en Surco, a poca distancia de la casa del expresidente en Camacho.

El testigo reveló, además, detalles desconocidos de la compra por la cual Fernenbug abonó US$882,400 al contado, con fondos de la compañía costarricensa Ecoteva, en setiembre del año pasado.

Moisés Velarde narró pasajes de la reunión, que él propició, entre el exgobernante Toledo y el empresario Aranda, en el que estos últimos conversaron sobre el valor de la propiedad, en junio del 2012.

"Mario Aranda le dijo a Alejandro Toledo que estaba dispuesto a vender la oficina por US$3,200 el metro cuadrado. El exmandatario le respondió que le parecía muy caro y preguntó si podía rebajar el precio", sostuvo el corredor inmobiliario, que también es gerente general de Remi Real Estate Perú, la constructora que edificó la Torre Omega.

"Aranda le contestó que no rebajaría 'ni un dólar' (el valor del predio). Y fue así que el encuentro terminó en esa ocasión", agregó Velarde.

Según su versión, esa fue la última vez que vio en persona al exmandatario.

LA PISTA TELEFÓNICAMoisés Velarde afirmó que unas semanas después –en agosto del 2012– recibió dos llamadas, con pocas horas de diferencia, del expresidente Toledo y de un directivo de Actualisap Perú.

Esas comunicaciones telefónicas tuvieron el mismo objetivo: informar que el representante del comprador del inmueble era el abogado David Eskenazi (entonces apoderado de la suegra del expresidente).

"El doctor Toledo me indicó, por teléfono, que cualquier pregunta o asunto relacionado a la oficina, que me contactara con Eskenazi", anotó.

El testimonio de este agente inmobiliario deja sin sustento lo argumentado por Alejandro Toledo ante Fiscalización, el 25 de octubre último.

El exjefe de Estado, en esa oportunidad, negó toda participación en las adquisiciones del predio en la Torre Omega y la mansión en Las Casuarinas, transacciones que se encuentran bajo investigación fiscal por lavado de activos y enriquecimiento ilícito.

"Al señor Mario Aranda (exdueño de la oficina de la Torre Omega), solo lo vi por cinco minutos en el despacho de Moisés Velarde, gerente de todo el edificio. Me parece mal que se salte a la conclusión de que yo negocié o que pedí una rebajita", aseveró Toledo esa vez.

En otro momento de su presentación, el agente inmobiliario declaró que el exgobernante manifestó que la oficina no era para él.

Velarde, luego, ratificó lo que había adelantado para Perú21 hace unas semanas, como que Toledo, en las dos reuniones que tuvo con él, fue acompañado por miembros de su seguridad personal y un asesor. Es decir, que no vio ni a Eliane Karp ni a la madre de la exprimera dama.

SABÍA QUE

- El presidente de la Comisión de Fiscalización, Vicente Zeballos, anunció que ese grupo de trabajo realizará inspecciones a los predios de Las Casuarinas y de la Torre Omega, entre el 18 y el 22 de noviembre. Y que se efectuarán tasaciones a esos inmuebles.

- En Fiscalización también se presentó la decoradora Maritza Karadza, pues supuestamente conocía la mansión de Las Casuarinas. Pero en realidad estuvo en Camacho en 2001.