TÚ QUISISTE, SHEPUT. El ‘Pincel’ desató la alegría en el Alberto Gallardo al marcar de tiro libre. (Reuters)
TÚ QUISISTE, SHEPUT. El ‘Pincel’ desató la alegría en el Alberto Gallardo al marcar de tiro libre. (Reuters)

Carlos Barnuycbernuy@peru21.com

En Perú hay un tigre de raza celeste. Uno que ruge en la 'selva' de la avenida Caquetá, espera sigiloso el momento de matar a la presa y, luego, devorarla. Sporting Cristal es ese tigre con rayas coperas que lo muestran como un enemigo duro en esta Libertadores. Cristal, el animal que venía herido y fue más peligroso. El que ganó 2-0 al Tigre de Argentina.

Porque, tras la derrota con Palmeiras, solo valía ganar. Sheput al centro, Ross a la izquierda, Ávila a la derecha y Rengifo de punta, tan igual como en el campeonato. Tigre, con varios suplentes, suponía una víctima poco luchadora. Y la cacería comenzó. Cristal acechaba, pero la presa no era el Cienciano. Paparatto se valió de golpes para frenar al 'Charapa', y Malagueño sacó un par de piernas salvadoras. Hasta que, a los 29', Sheput se paró frente a la pelota y su tiro libre fue uno del campeonato local, una obra de arte. Ávila (36') y Rengifo (39') demostraron luego que no son el '9' copero.

TARDE CELESTEEl 'Matador' mejoró con los ingresos de Agustín Torassa y Ruben Botta. Pero olvidó que su equipo andaba enjaulado. A los 57', entre la zaga y el portero Damián Albil se confundieron y el despeje lo prendió de volea Carlos Lobatón. Cisternas al poste (62') y Maggiolo de cabeza (68') fueron los intentos de Tigre. Ávila (73') y Valverde (85'), los de Cristal, que no amplió aun cuando la visita quedó con 10 por tarjeta roja al portero Albil (87').

El rugido del tigre celeste dio por terminada la tarde de fútbol. Ahora, pocos se animarán a entrar en su jungla.