notitle
notitle

Carmen González,Opina.21c.gonzalez@infonegocios.net.pe

Estas uniones existen desde la antigüedad; o sea, hace miles de años. En Grecia y Roma las celebraban. Algunos dicen que eran menos aceptadas en la Europa medieval, pero otros –como J. Bowers–afirman que en las ruinas de una iglesia de los dominicos, en Estambul, enterraron juntos, en 1391, a dos caballeros –sir W. Neville y sir J. Clanvowe– en tumba reservada para los casados. En la China antigua, eran permitidas y celebradas en grandes ceremonias. Después, uno ayudaba al otro a elegir esposa y crear familia.}

En sociedades norteamericanas nativas, cuando un joven tenía características femeninas, asumía las obligaciones de este género. Se le consideraba de una tercera sexualidad, creían que tenía dos espíritus y se convertía en chamán. Contraía unión con algún varón, en ceremonia similar a la de los heterosexuales.

El gran rechazo a las uniones homosexuales se da a partir del siglo XIX. Empezó con las religiones que creen en la existencia de un solo Dios –judaísmo, cristianismo e islamismo–, que son seguidas por la mitad de la humanidad. Pero el mundo va cambiando y el ateísmo va creciendo, según la agencia Reuter.