DEVASTADOR. El fuego amenazó por varias horas y la humareda fue vista desde distintos distritos. (Rafael Cornejo)
DEVASTADOR. El fuego amenazó por varias horas y la humareda fue vista desde distintos distritos. (Rafael Cornejo)

Una gigantesca humareda tóxica cubrió ayer parte del cielo limeño. A tres semanas de la Navidad, otro incendio de grandes proporciones se desató en La Victoria: un edificio de cinco pisos ardió en llamas durante más de 10 horas, dejando 13 heridos y cuantiosas pérdidas materiales.

El fuego se inició a las 9:40 a.m. en el tercer nivel de la empresa Tecnimotors EIRL, en la cuadra 22 de la Av. Nicolás Arriola. Ahí funcionaba una tienda de venta de motocicletas y de repuestos, así como un almacén de llantas.

En solo minutos, enormes columnas de fuego cubrieron el inmueble. Dos tanques con gas acetileno (químico altamente inflamable usado para soldar) explotaron. Ello causó pánico entre cientos de vecinos y curiosos.

Al lugar se movilizaron más de 300 bomberos y 69 unidades, entre ellas cuatro vehículos con escaleras telescópicas. No obstante, otra vez, la falta de agua perjudicó las labores de los hombres de rojo.

"Los pocos hidrantes que habían no tenían suficiente presión. Hemos tenido que abastecernos de las cisternas que han llegado", indicó Jorge Vera, jefe de los Bomberos.

Pese a ello, el incendio avanzaba sin control. Las paredes del edificio comenzaron a colapsar. Ocho bomberos y cinco civiles sufrieron quemaduras, cortes en el cuerpo y escoriaciones.

Un hecho indignante fue que personal del hospital Rebagliati de EsSalud se negó a atender al bombero Diego Jaime Robles (19), quien sufrió una fractura en el tobillo.

NEGOCIO INSEGUROTecnimotors tenía una licencia de funcionamiento –entregada por La Victoria– en el giro de representaciones y ventas. Sin embargo, no contaba con el respectivo certificado de Defensa Civil que es otorgado por la Municipalidad Metropolitana de Lima.

SABÍA QUE

- Al cierre de esta edición, el incendio –que habría sido originado por un cortocircuito– aún no era controlado.

- Representantes de Tecnimotors no quisieron declarar. Se supo que las pérdidas son millonarias.