notitle
notitle

La semana pasada despertamos con el brutal ataque terrorista a la revista francesa Charlie Hebdo, en el que murieron 12 personas. Pero el fundamentalismo islámico cobró estos días otras víctimas, en el lado más pobre y menos conocido del mundo: Nigeria. Boko Haram, grupo terrorista que busca instalar un Estado islámico en la zona, asesinó a más de 2,000 personas en lo que, se cree, constituye la masacre más grande de su historia. Uno creería que frente a dicha barbarie no hay nada que se le parezca, hasta que revisa la data comparada internacional.

En efecto, investigando, llegué a la página web de Periscopic, una organización que almacena la data global sobre terrorismo desde 1970 (terror.periscopic.com). La base de datos, la más amplia y profunda en el tema, según constata su web, cubre 25 grupos terroristas alrededor del mundo, cuya acción es responsable del 48% del total de víctimas conocidas. Encontramos en el listado, entre otros, a ETA, IRA, FARC, Al-Qaeda, Estado Islámico, Hezbolá y –claro– Sendero Luminoso.

Desde 1970, estos 25 grupos son responsables de la muerte de 100,953 personas en 33,274 incidentes. ¿Cuál es el grupo más letal? Créanlo o no, es Sendero Luminoso, con 11,581 víctimas (lo cual, bajo distintos cálculos, es una estimación menor, pero esa es la data que arroja la organización); los talibanes, por ejemplo, registran 10,086 muertes; las FARC, 5,513, y el temible Boko Haram ya va, en su corta vida, por encima de las 6,000.

En perspectiva, lo realizado por Boko Haram, la semana pasada, está fuera de cualquier comparación, solo equiparable con la barbarie del atentado perpetrado por Al-Qaeda en el 2001 en suelo norteamericano. Y, sin embargo, la cobertura mediática ha sido mínima, por no decir inexistente.

De las 100,953 muertes desde 1970, al fundamentalismo islámico se le adjudica cerca del 35%; no obstante, las víctimas del terrorismo de grupos comunistas representaron más del 39%. Con ese terrorismo nos enfrentamos los peruanos.

director@peru21.com