(GEC)
(GEC)

En solo tres días, el proyecto de Perú Libre ha quedado más que retratado. A la extraña maniobra que bloqueó una intervención policial a la red criminal que venía operando a través del gobierno regional de Junín y el habeas corpus con el que un cuestionado juez de Huancavelica prácticamente libra a Vladimir Cerrón de sus condenas por corrupción, se sumó ayer la entrega de credenciales como Congresista de la República a un procesado por terrorismo.

Nos referimos a Guillermo Bermejo, a quien pronto veremos sentado en una de las 130 curules del hemiciclo. Aunque ello no lo releva de seguir afrontando el juicio oral por su presunta y documentada filiación, lo cierto es que tener a un eventual miembro o colaborador de las hordas criminales de Sendero Luminoso, debe mover a la indignación a los demócratas peruanos, pero sobre todo debe resultar un insulto indescriptible a las miles de víctimas que los sangrientos delirios totalitarios de Abimael Guzmán se cobraron en el país.

La sola elocuencia de la imagen debería llevar a reformar nuevamente la legislación electoral para impedir que postulantes con investigación o juicio por graves delitos como terrorismo, narcotráfico, violación de menores y asesinato sean impedidos de participar en una contienda electoral.

Sobre la presunción de inocencia, pesa más en este caso el derecho de la sociedad a defenderse de quienes pretenden destruirla desde las entrañas mismas de sus instituciones. Más aun si se trata de un proceso en el que las pruebas son claras y abundantes: según testimonios de hasta 6 colaboradores eficaces, Bermejo fue un asiduo de los campamentos de la tropa terrorista que dirigen los Quispe Palomino en las profundidades del Vraem.

Conviene, desde ya, que la imagen de la que hablamos no se normalice –como dicen ahora– y que no terminemos acostumbrándonos a ella: la súbita exculpación judicial del líder máximo del partido, la neutralización de una pesquisa policial llevada con rigor, así como la presencia de SL en el Congreso, todo casi en la misma semana, no son movidas aisladas, ni mucho menos coincidencias.