(GEC)
(GEC)

-¿Seguirán igual de antipolicías y de entusiasmados con las marchas todos esos burgueses veraneantes de “Eisha”, el sur chico y Paracas luego de estos bloqueos en la Panamericana? ¿Qué dirán ahora las Vanias y los Gianfis? Ya me imagino el verano candente que se les avecina, atrapados en la autopista o en sus casas de playa, porque esto así nomás no va a parar.

-Tal como sucedió con las últimas elecciones ediles limeñas hasta menos de un mes de realizarse (Muñoz se disparó en la última semana), la próxima elección presidencial no muestra ni interés ni favoritos, según Datum. Es cierto que estos comicios recién toman cuerpo al final de febrero, pero nunca antes había visto tal apatía. Hasta el romance con “Forzay” parece desvanecerse, entre que los punteros prematuros siempre decaen y que sus limitaciones brillan cada vez más. Me atrevería solo a pensar que Keiko debe tener unos tres o cuatro puntos más, que no aparecen por la vergüenza del voto oculto (mismo Trump). Y ojo que Lescano se acaba de lanzar y ya pisa el segundo puesto. Ojo… Lo que sí me extraña es ese amor masoquista por Vizcarra: el 56% apoya que este caradura candidatee al Congreso y el 46% cree que lo hace por reformista… ¿Son tan “electarado” o se hacen?

-¿No existen acaso congresistas elegidos por Ica? ¿Por qué ninguno de estos intermedió en las protestas antes que la calle? ¿No representan a Ica? ¿Por qué no participaron en los diálogos? ¿Para qué sirven entonces?

-El ínclito juez César San Martín liberó ayer al agitador puneño Walter Aduviri, preso por el “aimarazo” que casi incendia toda la capital de Puno. Ese experto en algaradas pronto se sumará a la ola de fiestas callejeras actual. ¡Gracias, CSM!

-Ayer leía a un cándido (seré leve con el adjetivo, porque merece otro peor) que escribía que “no hay democracia sin protestas”. Ayayay… ¿Será el plomo en el agua de Sedapal?