notitle
notitle

Adolfo Guevara,Opina.21aguevara@peru21.com

Por esto se congelan los alimentos a guardar ya que si están bajo cero es poco probable que se descompongan; en invierno, a unos 15 grados en promedio, se descomponen lentamente; cuando la temperatura supera los 22 grados, es casi seguro que lo que se preparó esté descompuesto al día siguiente si no se refrigeró. Entran a tallar otras variables: si se utiliza agua potable, el estado del recipiente en que se preparó el producto, cómo se sirvieron las porciones, si se usaron utensilios limpios para probar lo cocinado, si hay moscas. En fin, todo lo que tiene que ver con fuentes de contaminación. Si al leer estas líneas encuentras fallas en la forma de preservar alimentos, el uso de enlatados es una buena opción para evitar despeños diarreicos.