El tema de hoy: TC impacienta a Humala

“Al margen de la decisión del TC, debe tenerse en cuenta que una prisión preventiva no es una condena y la Fiscalía no puede demorar una acusación...”.

Ollanta Humala (EFE)

Ollanta Humala (EFE)

El tema de hoy: TC impacienta a Humala. (EFE)

Ollanta Humala (EFE)

El tema de hoy
El tema de hoy

El Tribunal Constitucional continúa manteniendo en vilo al ex presidente Ollanta Humala y a su esposa, Nadine Heredia, quienes esperan un pronunciamiento del ente a su favor para poder ser excarcelados y afrontar en libertad la investigación que les sigue la Fiscalía. Ayer, los magistrados del TC decidieron postergar el debate para aceptar o no el hábeas corpus presentado por la ex pareja presidencial. Todo se decidiría, finalmente, el próximo martes.

Pero aclaremos en qué consiste el pedido de la defensa Humala-Heredia. Sus abogados presentaron el recurso para anular la orden de 18 meses de prisión preventiva que pesa sobre sus patrocinados desde julio del año pasado. Su argumento es que no se ha respetado el debido proceso y que están detenidos “de manera arbitraria”. Según Wilfredo Pedraza, abogado de la pareja, la Fiscalía “ha inventado un peligro de fuga” para justificar el caso, pues podría caerse.

Sin embargo, sí existieron indicios que llevaron a sospechar de las actitudes del ex mandatario y su cónyuge. Recordemos. El sorpresivo viaje de la ex primera dama a Suiza, en noviembre de 2016, para asumir el cargo en la Oficina de Enlace de la FAO, pese a estar investigada; el poder que le cedió a su prima para que esté a cargo de sus hijos y pueda llevarlos a cualquier parte, incluso fuera del país; el intento de Heredia de cambiar su letra, advertido por un perito, y evitar la identificación de su caligrafía en sus agendas; la compra de testigos en el caso Madre Mía que se atribuye a Humala. Analizados juntos estos antecedentes, formaron convicción en la Fiscalía para pedir medidas restrictivas severas y no repetir la historia de Toledo, que se escapó entre gallos y medianoche. Y así lo creyó el juez Richard Concepción cuando les dictó prisión preventiva.

Por otro lado, y al margen de la decisión del TC, debe tenerse en cuenta que una prisión preventiva no es una condena y la Fiscalía no puede demorar una acusación, que ofreció presentarla en diciembre del año pasado, so pretexto de prolongarla. Y si no puede hacerlo en breve, pues ya debería esperar el final proceso para lograr una sentencia condenatoria. Después de todo, el caso está aparentemente cerrado con las declaraciones y detalles dados por Odebrecht y Barata sobre la entrega de los US$3 millones.

Ir a portada