“Tenemos muchos candidatos pero, a la luz de ese 27 % que, a pocos días de la elección, aún no decide, y de ese 18% que está disperso en “otros” sin posibilidad, parecería también que hay poco de donde escoger”.
“Tenemos muchos candidatos pero, a la luz de ese 27 % que, a pocos días de la elección, aún no decide, y de ese 18% que está disperso en “otros” sin posibilidad, parecería también que hay poco de donde escoger”.

Muchos de nosotros hemos tenido que entrevistar a un candidato para un cargo en nuestra organización. ¿Qué es lo que buscamos? ¿Cómo comprobamos que sea la persona correcta? ¿Cómo evitamos errores?

Cuando elegimos a quien dirigirá al país durante los próximos cinco años, ¿no deberíamos tener al menos el mismo cuidado?, ¿qué tipo de persona queremos que esté, no solo al mando, sino especialmente AL SERVICIO del Perú?

Seguramente queremos a alguien que sea directo, pero también gentil; queremos a alguien seguro, pero también comprensivo; a alguien fuerte, pero también sensible. Queremos a alguien que sepa convencer, pero también escuchar y entender posiciones distintas. Y debe tener la capacidad de convocar a los mejores para organizar un equipo capaz de lidiar con los retos que enfrenta el país, empezando con el más urgente, de la crisis sanitaria, y con la necesidad de recuperar empleos y reducir la pobreza por medio del crecimiento económico.

El Perú necesita identidad con respeto a la diversidad. Necesita a alguien que lidere, congregando. Necesita a alguien que sepa que equidad no significa aplanar, sino elevar y dar oportunidades para que cada quien tenga la ocasión de desarrollar todo su potencial y, por sobre todo, saber respetar y hacerse respetar.

Tenemos muchos candidatos pero, a la luz de ese 27 % que, a pocos días de la elección, aún no decide, y de ese 18% que está disperso en “otros” sin posibilidad, parecería también que hay poco de donde escoger.


TAGS RELACIONADOS