notitle
notitle

Ahora que se acaba el año, te propongo que hagas una reflexión sobre tu salud y tus hábitos durante este año que se va. Muchos habrán logrado ciertos objetivos como, por ejemplo, mejorar algún indicador elevado o disminuido en sangre, bajar de peso, dormir mejor, sentirse con más energía. Para otros, quizá, este ha sido peor que otros años.

Anota en qué sientes que has mejorado en relación a tu salud y qué puedes corregir. Aprovecha estos últimos días para beber más agua, comer más frutas y verduras. Si te centras en estos tres puntos, estoy segura de que ciertos malos hábitos empezarán a cambiar sin darte cuenta.

Sal a caminar a un parque o a la playa, sin zapatos y respira. Regálate bienestar, tu cuerpo se lo merece. Y, finalmente, escucha a tu cuerpo, pues estoy segura de que tiene mucho que decir. ¡Feliz y saludable Año Nuevo!