notitle
notitle

En invierno se suele comer menos alimentos fríos como ensaladas, frutas o agua, y más alimentos calientes como café, infusiones, sopa, chocolates o dulces. Es importante que no descuides tu alimentación "porque el cuerpo te pide". Por ejemplo, si tienes frío tu cuerpo, puedes pedir chocolate caliente, pero ten cuidado con lo que comes y lo que dejas de comer, especialmente si se te hace un hábito.

Si no te gustan las ensaladas en invierno, te recomiendo comer verduras ligeramente cocidas, que puedes licuar y hacer una crema de verduras. Pero no dejes de comer verduras dos veces al día.

Si sustituyes las ensaladas por sopas, el aporte de nutrientes será mínimo. Recomiendo la crema de verduras en lugar de sopa, pasando las verduras por agua hervida y que no estén muy cocidas.

Si no quieres fruta, evita la fruta refrigerada. Más bien, guarda en el repostero algunas frutas o llévalas contigo al trabajo para que las comas durante el día. Otra opción es fruta seca, pero hay que evitar el exceso para mantener un peso adecuado.

Por otro lado, si te es difícil tomar agua, incluso a temperatura ambiente, te recomiendo probar agua tibia. Asimismo, evita el exceso de café, pues afecta el sueño, la presión arterial, la absorción de hierro y puede ser un irritante gástrico. También ten cuidado con los chocolates, ya que el consumo excesivo puede causar sobrepeso y otras complicaciones.

Lo cierto es que muchas veces tenemos excusas que influyen en nuestra alimentación: por ejemplo, se dice que en verano los horarios para comer son desordenados o que en invierno, como hace frío, hay que calentarnos. En lugar de buscar excusas, busquemos más bien oportunidades de cambio. Me pueden contactar por mail o vía Facebook (EcoNutrición Talia Schvartzman).