notitle
notitle

Los arándanos, también conocidos como blueberries, son frutas muy ricas en antocianina, un antioxidante sumamente poderoso que fortalece el sistema inmunológico, mejora la memoria, disminuye el riesgo de cáncer de colon, protege las venas y arterias de la acción de los radicales libres, participa en la formación de colágeno, regenera el tejido conectivo, reduce el colesterol, regula la presión arterial, mejora la circulación, combate inflamaciones, disminuye el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares, artritis, hipertensión y diabetes, entre otras propiedades.

Las antocianinas son fitoquímicos que ayudan en casos de obesidad y diabetes, ya que incrementan la actividad de un gen que regula la función de las células grasas. Además, los arándanos tienen un buen aporte de vitamina K, que se caracteriza por ser un coagulante sanguíneo, por lo que las personas que toman anticoagulantes deben tener mucho cuidado.

Cabe señalar que esta fruta se puede consumir sola o agregándola al yogurt, con granola o semillas. También se puede incluir en ensaladas de frutas, jugos y hasta en ensaladas de verduras. De hecho, hay postres y mermeladas que contienen arándanos. Por otra parte, como tiene un bajo contenido calórico, resulta recomendable en personas que buscan mantener su peso ideal.

Podemos consumir diariamente un puñado de esta fruta para poder percibir mejoras en la salud y prevención de enfermedades. Por cierto, esta semana se realizó la Feria Expoalimentaria, en la que participé y expuse sobre varios alimentos, entre ellos el arándano, uno de los productos más exportados por nuestro país. Que siga creciendo el mercado, el consumo local y nuestra salud.