notitle
notitle

Ahora que estamos en pleno cambio de clima, debemos prestar atención a nuestra salud para no enfermar. Además de abrigarnos, es importante cuidarnos por dentro para reforzar el sistema inmunológico. Lo podemos hacer a través de la alimentación.

Hay tres opciones para consumir. Primero, el zinc. Es un mineral que se encuentra en carnes, nueces, menestras, germen de trigo y levadura. Segundo, los probióticos, presentes en el yogur y algunos productos fermentados. Y tercero, los ácidos grasos poliinsaturados. En especial los de tipo omega 3, grasa esencial que debe de provenir de la dieta cotidiana. Se halla en las semillas y el aceite de sacha inchi, aceites de pescado, linaza, chía y quinua. A veces nos cuesta valorar la ausencia de algo, pero si notamos síntomas de resfrío o gripe en nuestro entorno, comprenderemos la importancia de un buen estado de salud estimulado por nosotros mismos.