Foto: Mario Zapata.
Foto: Mario Zapata.

Luisa María Cuculiza,CongresistaAutor: Gonzalo Pajares.gpajares@peru21.com

Luisa María Cuculiza fue alcaldesa de Huánuco y de San Borja durante 14 años. Por ello, la buscamos para que nos diera su impresión sobre la gestión de Susana Villarán.

¿Qué piensa de las últimas encuestas?Las encuestas son indicadores que hay que tomar en cuenta, pero no son una verdad absoluta. Les creo a las que dicen que ganará el 'Sí'.

Se dice que la campaña por el 'Sí' no está cohesionada, que son voces disgregadas…Más allá de eso, quien decide es el pueblo: el pueblo eligió a Villarán, el pueblo la sacará. Tanta campaña, tantos paneles, no vienen al caso. Con mis 14 años como alcaldesa, yo le puedo decir a Villarán que, en vez de hacernos pasar por tantos problemas, de hacernos perder tanta plata, debió renunciar. Si la gente me dice 'chau', yo me voy.

¿No sería bueno para la institucionalidad democrática que las autoridades elegidas, salvo evidentes casos de corrupción, culminen su mandato?Yo no hablo de corrupción, yo hablo de la ineptitud. Por hacer política, puso gente inepta en los puestos claves del municipio, algo que no puede ser. En el municipio no puede haber política porque uno es alcalde de todos los ciudadanos, sean estos apristas, comunistas, pepecistas, fujimoristas… Uno está allí para servir al pueblo sin preguntarle de qué partido es.

Villarán no se siente inepta…Más que ella, es la gente incapaz de la que se ha rodeado. Debió contratar técnicos, gente que sepa manejar un municipio.

En lugar de una revocatoria, ¿no sería mejor una estricta fiscalización y manejo político de la oposición en busca de la eficiencia de la gestión edil?Villarán no escucha, cree que lo que hace está bien. Nadie es perfecto. Yo, con el genio de miércoles que tengo, escucho a mis asesores, pero Villarán no oye a los expertos.

¿Qué condiciones debe tener una persona para ser un buen alcalde?Primero, vocación de servicio. Segundo, estar cerca de los vecinos; el alcalde no puede estar metido en su escritorio, debe estar en la calle vigilando que los servicios que brinda la municipalidad –desde el recojo de basura hasta el regado de los parques– sean eficientes. Tercero, formar un buen equipo. Cuarto, hay que trabajar, no perder el tiempo: Villarán se dedicó a perseguir a Castañeda, a contratar consultorías –para el mercado, para el túnel, para todo–, a organizar mesas de trabajo, etcétera. Villarán es mucho palabreo, poca acción.

¿Castañeda fue buen alcalde?Mudo pero excelente (risas). Uno debe hablar, decirle a la gente lo que hace… aunque como él sí hacía obra, no era tan necesario que la dijese porque la gente la veía. Otro alcalde excelente fue Andrade, quien compuso y ordenó Lima. Hoy, Lima está hecha un caos. Lo sabemos quienes, lamentablemente, vamos todos los días al Centro.

¿Y los casos de corrupción como Comunicore y, hoy, Cajagas?Eso lo deben ver la Fiscalía y el Poder Judicial. Para mí, Castañeda no solo fue un excelente alcalde, también es una excelente persona.

Algunos afirman que si gana el 'Sí', le vendría a Lima una etapa de incertidumbre, de caos…No creo. Los contratos están firmados, las concesiones ya se han dado. Lima no va a parar. En una gestión, como en la vida, hay gente bruta y gente inteligente: ponerle arena a La Herradura y desalojar La Parada cuando estaba fuera del país son acciones que muestran incapacidad. Aunque también es verdad que ha tenido mala suerte: el túnel se le cae, se le desborda el río, etcétera.

¿Cree que Susana Villarán es una buena persona?Como persona, no tengo ningún problema con ella. Es una mujer tranquila y correcta. Por eso, como mujer que soy, me da pena que una de nosotras fracase.

Pero hoy se sabe que, antes de que empezara su gestión, ya había intención de revocarla…Eso no es verdad, al principio nadie criticaba su gestión; al menos no los fujimoristas. Como le digo, me hubiera gustado que le fuese bien: era la primera vez que una mujer llegaba a la Alcaldía de Lima.

Villarán es muy crítica del fujimorismo. ¿No le están cobrando ustedes alguna factura?Cuando habla de nosotros, dice barbaridades: el otro día dijo que el presidente Alberto Fujimori debería estar medio muerto para ser indultado. Pero ni le contestamos. Pobrecita, están tan enredada en su municipio…

Ya que habló del indulto, ¿es verdad que usted cree que Humala va a indultar a Fujimori?Sí. No sé qué hay en mi alma que me dice que será así. Yo les digo a los 'opinólogos': "Cállense, no opinen más sobre la libertad de Fujimori, porque quien tiene que decidir es el presidente". El señor Fujimori está hasta el perno, pesa menos de 60 kilos. Hay días que está mudo, que no come, que tiene dolores… Es un martirio verlo.

AUTOFICHA

- Con Fujimori no hablo de política. Juntos recordamos anécdotas de cuando fui ministra de la Mujer. Le digo: "El 75% de peruanos lo quiere libre… y lo quiere".

- Humala se fue de boca diciendo que ninguno de sus antecesores hizo nada. Pudo tener 40 mil errores, pero gracias a Fujimori estamos bien.

- A Toledo no lo quiero; a Alan García, sí. A Ollanta Humala también lo quiero, ¡es nuestro presidente! Nadine Heredia me cae bien, pero le pido que no se extralimite.