(Archivo GEC)
(Archivo GEC)

Finalmente se autorizó que las clínicas privadas participen del proceso de vacunación que el gobierno inició hace unas semanas en el país. A no dudarlo, será una manera de acelerar la inmunización de los peruanos, que enfrentaba con dificultad una serie de retos tecnológicos –los teléfonos y sitios web de Essalud continuamente colapsados, por ejemplo– y logísticos que venían lastrando su avance.

Con la colaboración del sector privado se espera que el proceso alcance el ritmo que se requiere, y que convendría mantener como esquema para cuando el abastecimiento internacional de vacunas a los Estados de cada país se complete y estas comiencen a ser comercializadas por instituciones privadas o los circuitos de farmacias locales. Es decir, cuando la oferta sobrepase una demanda que, de momento, y como es lógico, está saturada por pedidos estrictamente gubernamentales.

Así, ayer se supo que, desde el 29 de marzo, las aseguradoras privadas vacunarán a sus afiliados mayores de 85 años a cero costo, bajo la supervisión del Ministerio de Salud, una vez cuenten con la equipación adecuada; esto es, una eficaz cadena de frío, así como personal debidamente entrenado. Estas instituciones –que incluirán seguros particulares, EPS y planes de salud de clínicas– desde luego no cobrarán ni un sol extra a sus clientes, quienes se registrarán en un padrón único alojado en una plataforma virtual.

Las aseguradoras seguirán, además, el cronograma de vacunación que el Minsa ha puesto en marcha. Un aporte que permitirá avanzar y completar la inmunización masiva que el país necesita para poder planificar luego una cuidadosa ruta de retorno a la “normalidad” y que, además, dará mayor esperanza a la ciudadanía, ya que las voces de protesta, ni bien empezaron las inoculaciones, por el desorden inicial del empadronamiento y las confusiones generadas por una política de comunicación poco clara, ya comenzaban a oírse con relativa insistencia.

No cabe entonces más que saludar la decisión del gobierno, pues la colaboración entre los sectores público y privado solo acarreará beneficios a la salud de los peruanos, fortaleciendo la lucha contra el COVID-19.


TAGS RELACIONADOS