Foto: Mario Zapata.
Foto: Mario Zapata.

Martha Chávez,CongresistaAutor: Gonzalo Pajares.gpajares@peru21.com

Buscamos a Martha Chávez para que nos diga cómo ha tomado el fujimorismo las acusaciones contra Julio Gagó, su ex vocero. De paso aprovechó para 'cuadrar' a Alan García.

¿Cómo selecciona el fujimorismo a sus candidatos?Desde el 2004 está vigente la Ley de Partidos Políticos. Allí se establecen mecanismos muy formales: elecciones internas, pero hay un 20% para candidatos por invitación. Se supone que los filtros existen, pero todo está sujeto a una elección interna. No estuve en los detalles de la selección de los candidatos en 2011, pero tengo entendido que el señor Gagó está en el partido desde antes…

¿Gagó es un infiltrado?No podemos decir eso, aunque no conozco sus antecedentes…

No pueden decir que era un advenedizo: fue su vocero…Recuerde que él llegó al fujimorismo en una etapa de persecución (se refiere al gobierno de Toledo), donde mucha gente que se decía fujimorista dejó de serlo.

Parece que Gagó entró en política para beneficiarse…Eso parece, y es feísimo. Es algo delicado, y exige una explicación muy grande de Gagó. Lo bueno es que está dando la cara. Como dice Keiko, todos tenemos derecho a la presunción de inocencia.

Más que indicios hay pruebas. Los audios son contundentes, y Gagó ya no pertenece a la bancada fujimorista…Es una situación incómoda, que nos daña.

¿Lo van a blindar?No, no convertiremos lo malo en bueno, pero esa regla debe ser para todos, también para Omonte y Uribe, pero si hay responsabilidades probadas que haya sanción. Pero, este es un tema de absoluta responsabilidad de Gagó, quien tendrá que defenderse. Si se comprueba que todo lo que se dice de él es verdad, su situación es muy grave.

Los escándalos están en todos los partidos políticos…Son cosas distintas. Sin querer defender a Gagó, Omonte y Uribe son del Gobierno, lo que hace sus casos más graves.

Es grave para la democracia, pues no hay partido sin escándalo, incluyendo al Apra y al PPC…Por eso nos daña, no porque el fujimorismo tenga que ver con algún negocio de Gagó, nos daña porque la gente recibe un mal mensaje y empieza a generalizar, nos daña porque somos la única fuerza real de oposición en el Congreso y esto nos distrae y le da municiones a nuestros adversarios. Hay fujimoristas que han cometido errores, que los juzguen, pero la mayoría somos decentes.

Nuestra democracia está tan desprestigiada que no sorprendería un apoyo de la gente a cualquier intento golpista como el del 92…Hoy, a diferencia del 92, cuando Fujimori cerró el Congreso, la situación del país es otra. Hoy el Perú tendría mucho que perder en cuanto a estabilidad económica, futuro, etcétera. Además, a partir del 92, en el Perú tenemos más democracia: hubo una revolución capitalista, que le permitió salir adelante a pequeños, medianos y grandes emprendedores, y la democracia es eso: acceso de todos a los beneficios que una sociedad puede darle. La democracia del 92 era un cascarón y, por eso, fue necesario que Fujimori implementase un gobierno de emergencia…

No fue un gobierno de emergencia, fue uno de facto…Fue un gobierno de facto, nadie lo duda, hay decretos leyes que datan de esa época.

Ayer le metió una cuadrada a Alan García…(Ríe). Es que se viene a dar de buenagente, de perdonavidas. Dijo que no siempre los fujimoristas íbamos a ser golpistas, dictatoriales y montesinistas. Esa es una generalización abusiva. La categoría 'dictador' viene de la antigua Roma, y se producía cuando, en un momento de emergencia, el gobernante recibía potestades excepcionales.

La palabra 'dictador' no le molesta…No es un insulto.

¿Le gustan las dictaduras?No interesa si me gustan o no, sino que se hacen necesarias en situaciones límite. Si una pierna tiene cáncer, hay que cortarla.

No será que por la cercanía de las elecciones municipales y regionales y, luego, las nacionales, ¿se acabó el romance, entre ustedes y el aprismo?Yo nunca he sido benevolente con García, siempre dije que jalaba a su Gobierno, siempre preguntaba qué hacía apoltronado en Palacio, subiendo de peso y sin visitar todo el Perú. García siempre nos ha golpeado, por eso, hay que recordarle las cosas.

¿Ya empezó la campaña para el fujimorismo?Keiko está en campaña permanente, no ha parado un minuto desde el 2011: visita todo el país. Si bien García tiene una labia esplendorosa, nadie conoce el Perú como Keiko. Quizás García está temeroso y, por eso, nos trata de dar palmaditas, para bajarnos, apocarnos. No, señor García, su primer gobierno fue desastroso y, en el segundo, solo fue en piloto automático… y no hablemos de la corrupción.

AUTOFICHA

- El triunfo en La Haya no es mérito de García sino de la Cancillería. Con un Gobierno como el primero de Alan ni pensar en reclamar medio milímetro de mar.

- Sé que hay personas que no me quieren, incluso dentro del fujimorismo: creen que les quito espacio, pero yo seguiré en la política.

- El trabajo de congresista me encanta, no estaría jamás en el Ejecutivo. A mí que me chuponeen, que me sigan, no tengo miedo porque no soy corrupta ni conspiradora.