notitle
notitle

Alfonso Grados, Opina.21agrados@intercorp.com.pe

La atención futbolística se centra hoy en nuestra selección y 'obliga' a referirse a ella, con la salvedad de que escribo esta columna sin conocer el resultado de anoche ante Ecuador.

Libre, por tanto, del condicionamiento de saber si nos hemos acercado a la ansiada clasificación, destaco aspectos del ciclo de Sergio Markarián (el mejor DT que hemos tenido en mucho tiempo) que deben ser preservados:

Primero: Eficiente planificación del proceso preparatorio y competitivo, con cronogramas detallados, convocatorias diferenciadas, apoyo logístico y administrativo.

Segundo: Trabajo coordinado con los clubes y comunicación fluida con el técnico de la sub 20 para esbozar un plan de menores coherente y sostenible.

Tercero: Acierto al crear la selección "joven", brindando espacios competitivos a jugadores jóvenes y a otros locales que requieren foguearse.

Cuarto: Pese al declive de ciertos veteranos, se incrementaron los jugadores 'seleccionables', convirtiéndose algunos incluso en titulares.

Quinto: Duras lecciones asimiladas en control disciplinario y política de concentraciones.

Por ello, al margen de errores y si clasificamos o no, debemos sostener el proceso bajo el liderazgo de Markarián, construyendo sobre lo aprendido y potenciando a la generación que surge.

Cualquiera sea la opinión que tengamos de la FPF, aprendamos la lección y no retrocedamos lo andado.