notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

En caso contrario, nos esperarían a los peruanos tres largos años de mediocridad con crecimiento bajo en una situación que, sin duda, se iría deteriorando.

Sin embargo, en lugar de mejorar luego de los desacertados comentarios sobre crisis arribando o vacas adelgazando, tuvimos la equivocación del Banco Central dejando que el Sol se desplomara sin intentar hacer algo. Creando así, de la nada, el fantasma de una crisis cambiaria, para sumarlo a los otros temores que tanta desconfianza están generando. Si bien ayer actuó, el hecho es que el día anterior no había sido el momento más adecuado para retirarse del mercado.

Por otro lado, el BCR ha acumulado 50 mil millones de dólares que ha comprado a lo largo de 10 años para disminuir la velocidad con la que el Sol se estaba apreciando. Ahora que la moneda va en sentido contrario y se está devaluando, debería mostrar el mismo ímpetu para graduar la caída del tipo de cambio.

En realidad, en la última década, el principal impulsor de la apreciación fue una masiva desdolarización –que ha disminuido de niveles superiores al 70% de la economía a menos del 40% hoy– debido a que la población recobró la confianza en el Sol. Sería absurdo permitir que ocurra una acelerada devaluación ya que causaría una ola de pesimismo generalizado, de la cual el consumo quedaría muy mal parado al perjudicar a millones de ciudadanos que se están desdolarizando.

Al final, para recobrar la confianza hay que tener cuidado no solo en lo que están declarando, sino también en la forma en la que están actuando.