Sirios la pasan muy mal. (Reuters)
Sirios la pasan muy mal. (Reuters)

DAMASCO (Agencias).– Un grupo de jeques y ulemas sirios emitieron una fetua o edicto islámico en el que permiten a los habitantes de los suburbios del sur de Damasco comer gatos, perros y burros para no morir de hambre debido a la guerra civil.

"Hacemos un llamamiento humanitario doloroso a todo el mundo sobre la situación que estamos viviendo en el sur de Damasco", señalaron los clérigos en un video publicado en Internet.

Los religiosos denunciaron que los vecinos de los distritos sureños, escenario diario de bombardeos y enfrentamientos entre las fuerzas del régimen de Bashar al Assad y los rebeldes, corren el riesgo de morir de hambre por falta de alimentos.

Según algunas interpretaciones islámicas, está prohibido por diversos motivos el consumo de carne de perros, gatos y burros en algunos dichos del profeta Mahoma y en el Corán. Estos animales son considerados "impuros".

TENGA EN CUENTA

- La organización Médicos sin Fronteras reclamó mayor acceso a Siria para brindar ayuda humanitaria a las víctimas de la guerra civil.

- Ayer reapareció en público el presidente sirio Bashar al Assad con motivo de la fiesta del Sacrificio.