Juegos Panamericanos

Siempre será así

“Literalmente la Constitución dicta que ‘nadie está obligado a hacer lo que la ley no manda, ni impedido de hacer lo que ella no prohíbe’. Dar besos y abrazar no está prohibido por ley, discriminar sí”.

Marcha del Orgullo LGBTI

El 28 de junio se celebró el Día del Orgullo LGBTI. A raíz de ello, este sábado se realiza una movilización por las calles del Centro de Lima. (Fotos: Renzo Salazar)

Siempre será así. (Fotos: Renzo Salazar)

Augusto Rey
Augusto Rey

En la antesala a la Marcha del Orgullo del sábado, la Red Nacional de Abogados por la Familia, el brazo legal de lo más rancio del conservadurismo local, presentó una denuncia ante la Fiscalía de Prevención del Delito por los posibles actos contra el pudor que podrían ocurrir durante la marcha. ¿Qué otra estrategia legal tan absurda y homofóbica se imaginan?

Por si quedan dudas, no existe tal cosa como el derecho a “no ver gays”. Más bien, literalmente la Constitución dicta que “nadie está obligado a hacer lo que la ley no manda, ni impedido de hacer lo que ella no prohíbe”. Dar besos y abrazar no está prohibido por ley, discriminar sí.

En el fondo, esa denuncia fue el anuncio del éxito monumental que tendría la marcha. Fue un último manotazo de ahogado para intentar sembrar miedo entre los asistentes, pero ocurrió todo lo contrario. Aplausos protocolares (y de pie) para el colectivo que organizó tremenda celebración en las calles de Lima.

La ola conservadora local había agarrado cierto vuelo gracias al copamiento del Congreso a través de sus aliados legislativos, pero el nefasto desempeño de estos los ha arrastrado a ellos también. Mientras tanto, el movimiento proderechos sigue tomando forma y avanzando firme desde el lugar correcto de la historia.

Dice mucho de una sociedad que su gente empuje los límites de una moral construida sobre dogmas intransigentes que, en la forma que viene siendo impuesta, arrincona a quienes le son incómodos.

Es un puritanismo utópico pensar que las relaciones humanas solo son posibles dentro de los márgenes de lo que dicta un grupo de personas, como si el mundo fuese binario, siempre blanco y negro, sin posibilidades de cambio, exploración o expansión personal. No todos sentimos y creemos lo mismo, y eso será siempre así.

Tags Relacionados:

Marcha del Orgullo LGTBIQ

Sigue actualizado en nuestra APP

Ir a portada