Siempre es posible mejorar
Siempre es posible mejorar

Faltan 30 días para la vuelta de las Eliminatorias Sudamericanas a Qatar 2022, para cuando Perú reciba el 3 de junio al seleccionado de Colombia y cinco días después visite a Ecuador en la altura de Quito. Esto, ante la imperiosa necesidad de sumar en la tabla, donde los primeros lugares se miran cada vez más lejos después de haber conseguido solo un empate, un punto –en los cuatro primeros juegos disputados–, ante Paraguay en la fecha inicial. Rezagado en la clasificación y compartiendo el último lugar con Bolivia, el seleccionado peruano necesita salir del fondo.

Otro torneo que se asoma es la Copa América Argentina Colombia 2021, la misma que arranca el 13 de junio, muy pegado a la doble fecha eliminatoria, y donde Perú hará su debut ante Brasil el 18 de ese mismo mes en la ciudad de Cali. Por lo tanto, hace pocos días, Ricardo Gareca convocó a 50 jugadores, y los seleccionó, nos imaginamos, rebuscando en el fútbol local y en ligas de afuera. Es que no debe haber sido fácil encontrar mucho talento. En el universo de los llamados para ser observados hay algunos que entusiasman: Santiago Ormeño del Puebla de México, Aldair Rodríguez del América de Cali, Luis Iberico de Melgar, Erinson Ramirez de Municipal y Raziel García de Cienciano. Perú solo anotó cuatro goles en cuatro cotejos y a cambio recibió 10. Entonces, urge reforzar todas sus líneas. Por lo mismo, los mencionados deberán tener oportunidades para verlos en la parte ofensiva, donde ya otros, con muchos partidos, no supieron marcar la diferencia.

La nota negra la ponen Cristal y la ‘U’ con sus respectivas participaciones en la presente Copa Libertadores, donde cada uno jugó dos partidos, uno de local y el otro de visita, cayendo en todos, con sendas goleadas incluidas. Es que no se entiende que, inclusive jugando largos minutos con uno más que el rival, no solo no puedan sacar ventaja, sino que hasta los derroten. El fútbol es un deporte que se gana con goles, y se está siempre más cerca del triunfo jugando bien. Pero qué pasa si los equipos ni siquiera rematan al arco –la ‘U’ no logró ejecutar ningún disparo a puerta en su caída por tres goles ante Defensa y Justicia–. Así, no hay forma. Pero a todo esto hay una cara opuesta y esta viene siendo la de Melgar, que jugó dos cotejos en Copa Sudamericana y supo ganar ambos, demostrando eficacia y experiencia. Lo bueno se puede imitar.

TAGS RELACIONADOS