notitle
notitle

Fernando Maestre,Opina.21La vida sexual del ser humano no solo es un medio de procreación; es una forma de mantener una comunicación íntima con la pareja, pues, gracias a los instintos de vida, mejoran significativamente las defensas del cuerpo, disminuyen las depresiones y se ha probado estadísticamente que aumenta la longevidad. Por ello se hace hincapié en que en la tercera edad se deben tener vínculos íntimos con la pareja amada y estable. La intimidad también estimula la renovación hormonal, con lo cual los tejidos se conservan más frescos y saludables. El problema radica en que las personas longevas no están en condiciones físicas de reanudar la práctica sexual: ellas, por sequedad vaginal o falta de deseo; ellos, por dificultades en la erección. Lo cierto es que se evitan estas prácticas, decisión equivocada, pues hoy, con el avance de la medicina, sabemos que hay tratamientos que aumentan el deseo en la mujer, rejuveneciendo el tejido vaginal, y mejoran mucho la erección en el varón. Las manifestaciones de cariño y solidaridad amorosa entre adultos mayores puede ser un buen inicio para que pronto se recupere la función completa.

TAGS RELACIONADOS