notitle
notitle

Richard Abecasis,Mis.Finanzasrabecasis@peru21.com

A los 22 o 23 años de edad, uno piensa que es dueño del mundo, pero conseguir un empleo luego de haber egresado de la universidad puede ser una tarea titánica.

En el Perú, como en la mayoría de países de Latinoamérica, el tiempo promedio que toma conseguir un empleo es de seis a ocho meses, asegura Ernesto Velarde, country manager del portal Trabajando.com.

En el peor de los casos, puede tomar un año. En ese lapso, los egresados pasan a ser desempleados 'friccionales' o personas que no tienen trabajo, no por falta de demanda, sino porque buscan un puesto mejor.

Un consejo de Trabajando.com es no desesperarse ni angustiarse cuando empieza a pasar el tiempo.

"Lo único que va a conseguir con esta actitud es poner en duda su profesión y su capacidad. Así, muchos terminan trabajando en un rubro que no está relacionado con lo que estudiaron, y la incorporación al mundo laboral a veces se puede hacer eterna", afirma Velarde.

SER COMPETITIVOS¿Cómo evitar la angustia? Para enfrentar esta etapa, el experto aconseja que los jóvenes, en sus ratos libres, se preparen para las entrevistas de empleo y estén al tanto de lo que necesitan las empresas.

Otra buena opción, anota, es tener un trabajo part-time que permita considerar el estudio de un segundo idioma o de cursos de capacitación y, así, contar con herramientas adicionales a la formación académica.

"Hoy en día, la gran competencia demanda tener un valor agregado como profesional, y el poder contar con más herramientas es algo positivo que nos ayudará en un futuro", puntualiza el experto en temas laborales.