EXIGENCIAS. Beneficiados con la reforma tendrán que pagar impuestos atrasados y multas. (EFE)
EXIGENCIAS. Beneficiados con la reforma tendrán que pagar impuestos atrasados y multas. (EFE)

WASHINGTON (AFP).– El Senado estadounidense aprobó una histórica reforma migratoria –impulsada por el presidente Barack Obama– que llevaría a la legalización de 11 millones de indocumentados y a un endurecimiento inédito de la frontera con México.

Con 68 votos a favor y 32 en contra de 100 senadores, la cámara alta dio el visto bueno a un proyecto que supone la reforma más importante del sistema de inmigración en un cuarto de siglo en EE.UU.

La reforma está a mitad del camino ya que después será votada en la Cámara de Representantes, dominada por los republicanos, quienes pretenden hacerle modificaciones.

Aún podrían pasar meses antes de que un texto definitivo llegue al escritorio de Obama para promulgarlo como ley, pero es lo más cerca que han estado los millones de inmigrantes indocumentados de obtener sus papeles.

El proyecto de ley 744, bajo el título de Seguridad Fronteriza, Oportunidad Económica y Modernización del Sistema de Inmigración y de unas mil páginas, propone aumentar el número de visas de trabajo, entregar papeles a 11 millones de inmigrantes ilegales, en su mayoría latinos, y permitirles solicitar la ciudadanía tras un periodo transitorio de al menos 13 años.

El texto ordena duplicar el número de agentes (40 mil) en la frontera sur y presupuesta miles de millones de dólares para completar y reforzar el vallado fronterizo –que ya tiene 1,126 kilómetros– al desplegar decenas de torres de vigilancia, drones y sensores.

TENGA EN CUENTA

- La reforma acogería a los ilegales que ingresaron a Estados Unidos antes del 31 de diciembre de 2011.

- Tendrán que acreditar su continuidad en el país y no haber cometido delitos.