La segunda reconstitución

“Movadef –que es Sendero Luminoso– ha aumentado geométricamente su presencia en redes sociales y su capacidad de organizarse y ‘formar cuadros’”.

Movadef se presentó esta mañana en la sede del Jurado Nacional de Elecciones.  (Perú21)
Mijael Garrido Lecca
Mijael Garrido Lecca

Abimael Guzmán y la cúpula del grupo terrorista Sendero Luminoso denominaron a los años fundacionales del llamado Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso la “primera reconstitución”. El origen del término proviene de que Guzmán planteaba que desde 1930, año en que muere José Carlos Mariátegui, hasta la mitad de la década de los 60, momento en que luego de una seguidilla de escisiones consolida su movimiento, habían sido años en los que el comunismo se había alejado del camino correcto. Había que reconstituir.

Así, Guzmán dedicó prácticamente quince años a hacer dos cosas: “forjar bases de poder popular” y llevar a cabo la primera de las cuatro etapas de la guerra prolongada (sistema militar utilizado por Sendero Luminoso): agitación y propaganda. Fueron más de 15 años en los que no hubo un solo atentado ni acto en contra del Estado o la ciudadanía. Como buenos marxistas-maoístas, para los cabecillas de Sendero Luminoso el tiempo es un concepto irrelevante, pues asumen que tarde o temprano el comunismo llegará y su rol solo es “acelerar la historia”.

Hoy, Sendero Luminoso se encuentra en un proceso de “segunda reconstitución”. No es información clasificada, ni tampoco de difícil acceso: Movadef –que es Sendero Luminoso– ha aumentado geométricamente su presencia en redes sociales y su capacidad de organizarse y “formar cuadros”. Basta con revisar cualquier red social o googlear Movadef para notar la cantidad de seguidores que tienen, los eventos que organizan, el discurso que pregonan y la absoluta nitidez con la que reivindican el ‘pensamiento Gonzalo’.

Cuando se habla –y se habla poco– del riesgo que representa para el país Sendero Luminoso, el Vraem suele ser el primer punto a tratar; sin embargo, lo que allí sucede es un problema de naturaleza distinta a la amenaza que Movadef representa: el Vraem está salpicado de un conjunto de clanes que se dedican al narcotráfico, a la protección de narcotraficantes o a ambos. El ‘Militarizado Partido Comunista del Perú’ que los Quispe Palomino allí dirigen ha quebrado con el liderazgo de Abimael Guzmán y del Comité Central, preso en su mayoría.

Los Quispe Palomino son mandos militares. Ese solo hecho ya habla de la distancia que los separa de un verdadero grupo terrorista de corte maoísta: los comunistas consideran, siguiendo a Clausewitz, que la guerra es una prolongación de la política y por tanto el activo militar debe estar siempre por debajo de las órdenes del mando político. Sendero Luminoso tenía a sus asesinos y cédulas de acción para el paraguas del ‘Ejército Guerrillero Popular’. Muy bien, hoy Sendero Luminoso está reconstituyéndose abiertamente.

Tags Relacionados:

Movadef

Abimael Guzmán

Ir a portada