notitle
notitle

Mercedes Aráoz,Al.Mercadomaraoz@peru21.com

El sector Turismo es uno de los más sensibles a la falta de contención de la violencia. La imagen de un destino turístico se daña fácilmente cuando el riesgo en seguridad se pone en conocimiento de los potenciales visitantes. Por ello es muy importante que los trabajos de prevención y contención de los delitos se tengan en la agenda coordinada entre los ministerios de Comercio Exterior y del Interior. Sin embargo, el propio sector Turismo puede aportar creando una cultura ciudadana turística, entre los habitantes de un destino, enfocada en la calidad de la atención al visitante, en la protección del patrimonio natural y cultural y en una participación activa de los agentes locales en el negocio turístico, generando empleo y desarrollo. La inversión en infraestructura turística es socialmente rentable y compromete a la población a participar en la prevención del delito, dando oportunidades a los jóvenes de un trabajo enaltecedor.