notitle
notitle

Si bien no todos los medios han informado sobre el grave incidente sucedido el miércoles 25 en la azucarera Andahuasi, cerca de Huacho, apenas a 140 kilómetros al norte de Lima; y aunque las informaciones difieren algo entre sí, todo indica que hay sectores empresariales que piensan que en determinadas ocasiones se puede –¿se debe?– actuar al margen del Poder Judicial y de la ley. Es probable que se amparen en consideraciones sobre la lentitud de la administración de justicia, la supuesta o real corrupción en el sector o cualquier otra desconocida razón.

"Al menos 5 muertos en balacera por toma de terreno de azucarera" (goo.gl/hPyiwC, 25.3.2015), informa Perú21; El Comercio, "Al menos 2 muertos y 5 heridos tras balacera" (goo.gl/RS9Dlw, 26.3.2015); y La República, "Tres muertos por disputa de terrenos en Andahuasi" (edición impresa, 26.3.2015).

Perú21 agrega que "unos 300 sujetos que, presuntamente, habían sido contratados por el Grupo Wong para recuperar un terreno" se enfrentaron a trabajadores de la azucarera. La República, además de recordar que la propiedad de Andahuasi "está en disputa en el Poder Judicial desde el 2009", comparte un "detalle" espeluznante: el director regional de Salud "narró que en momentos en que el personal de salud atendía a tres heridos [en el centro de salud de La Merced], ingresaron al lugar varios sujetos fuertemente armados que los sacaron a golpes y luego dispararon contra los pacientes".

Detrás de los impulsores y de los ejecutores del nuevo incidente en la azucarera norteña parece existir la convicción de que se impondrá la impunidad. De otro modo, no se concibe un accionar como el ocurrido en el centro de salud. Por lo demás, está visto que, cuando se trata de poderosos intereses, los de arriba no se andan con pañuelazos.