NO TEME NADA. Rosario Ponce confía en que no será acusada. (Heiner Aparicio)
NO TEME NADA. Rosario Ponce confía en que no será acusada. (Heiner Aparicio)

Rosario Ponce López respira tranquila. Luego de la diligencia del último lunes en la Segunda Fiscalía Provincial Penal Corporativa, donde se confirmó la existencia de solo dos guantes en el lugar donde Ciro Castillo Rojo fue encontrado sin vida, la acusada por el supuesto crimen de su expareja se mostró bastante serena.

"Estoy tranquila porque se supo la verdad sobre la existencia de los guantes. Sé que esto acabará pronto. Era lo que se esperaba porque siempre he dicho la verdad", dijo el lunes vía telefónica a su madre, María del Carmen López.

Según Miguel Cabrera, abogado de la joven, la diligencia fue positiva; por ello esperan que, cuando venza el plazo de la etapa de investigación preparatoria, el próximo 3 de mayo, la Fiscalía pida el sobreseimiento o archivo del caso.

"Ahora que se sabe que no hay tres guantes, sino solo dos, la fiscalía solo se queda con referencias de personas que dicen haber escuchado que Rosario estuvo junto a Ciro el día del accidente, pero ninguna ha ratificado esa versión ante la Fiscalía", refirió Cabrera.

SOBRAN PRUEBASSin embargo, el padre de la víctima, Ciro Castillo Rojo, indicó que existen muchas pruebas que responsabilizan a Rosario por la muerte de su hijo.

"Están los peritajes realizados en la zona donde cayó Ciro, que advierten que la caída de mi hijo fue por una causa externa, además de las declaraciones de testigos que estuvieron en el lugar", sostuvo.

Agregó que, si la defensa de Rosario esta tan segura de su inocencia, debería afrontar el juicio sin inconvenientes y no insistir, como hasta ahora, en el archivamiento del caso.

SABÍA QUE

- Hace una semana se incorporó al expediente del caso el informe del perito Eduardo Miranda Cabello, que concluye en que Ciro resbaló en el Bomboya y eso ocasionó su muerte.

- Se descartó la posibilidad de que Rosario y Ciro hayan estado acompañados de una tercera persona.