Blanco del hampa. El vehículo de la Dirandro, robado al suboficial Luis Méndez, fue hallado abandonado en Los Olivos. (USI)
Blanco del hampa. El vehículo de la Dirandro, robado al suboficial Luis Méndez, fue hallado abandonado en Los Olivos. (USI)

Si usted es víctima de alguna de las bandas de 'robacarros' que acecha la capital, lo mejor es no oponer resistencia. Estas organizaciones criminales operan cada vez con mayor ferocidad y reflejo de ello es la cifra de homicidios por este móvil: 14 personas en lo que va del año.

Ni siquiera la misma Policía Nacional se salva de estos delincuentes, pues uno de sus miembros fue asesinado a balazos al enfrentarse a tres hampones para evitar el robo de un vehículo de su institución, en San Martín de Porres.

ÚLTIMA VÍCTIMAEran las 11:50 de la noche del jueves cuando el suboficial técnico de primera Luis Augusto Méndez Rodríguez (40), quien trabajaba para Inteligencia de la Dirandro, estacionó el auto Volkswagen Golf, de placa CIB-863, en el frontis de la casa de su amiga, ubicada en la cuadra 20 de la avenida 12 de Octubre.

El agente bajó del carro y abrió la puerta a su acompañante, Hilda Quinto Bravo (22). Caminaron juntos hasta la puerta de la vivienda y cuando se despedían, el custodio se percató que dos malhechores se aproximaban al auto Volkswagen.

Méndez sacó su pistola y disparó contra los asaltantes para amedrentarlos. Sin embargo, estos le respondieron a balazos.

El suboficial fue alcanzado por dos proyectiles en el pecho y en el cuello. Su amiga pidió ayuda a la Central de Emergencia 105. Posteriormente, una ambulancia condujo a la víctima al hospital Luis Negreiros, donde murió.

La Policía realizó un rápido operativo y ubicó el vehículo frente a una vivienda de la manzana L, urbanización Santa Rosa, en Los Olivos.

Según declararon los testigos a la Policía, vieron a dos sujetos que limpiaron con una franela los asientos y la puerta para borrar sus huellas. Luego fugaron en otro vehículo, en el que les esperaba otro de sus cómplices.

Detectives de la División de Investigación de Homicidios informaron que si bien no se pueden descartar diferentes hipótesis en el crimen, la principal es que el móvil fue el robo del vehículo.

Precisaron que los maleantes se robaron el sistema computarizado del vehículo, el mismo que pertenece a la Dirandro y que fue donado por la Oficina de Asuntos Antinarcóticos (NAS) de la embajada de Estados Unidos.

DELITO QUE CRECECon el caso del policía antidrogas ya son 14 los homicidios por robos de vehículos. Como se recuerda, un hecho reciente es el crimen del estudiante de la Universidad de Lima, Gonzalo García-Pelayo (21).

Una banda de 'robacarros' lo atacó a tiros cuando llegaba a la casa de su amigo en la urbanización Neptuno, en Surco. El móvil: el intento del robo de su moderna camioneta Jeep. En este caso, el joven intentó evitar el atraco.

Entre las otras víctimas figuran el comerciante Eliazar Flores Caso (31), quien fue asesinado en Villa El Salvador; y el exmarino Manuel Oré Gonzales (56), atacado a tiros en San Martín de Porres.

Fuentes de la Diprove informaron que este tipo de atracos son cometidos por los llamados 'raqueteros' que recorren la ciudad en busca de sus víctimas.

Señalaron que los hampones operan principalmente en horas de la noche y en zonas residenciales. Uno de los distritos con mayor incidencia de estos delitos es Surco.

Las camionetas 4×4 se han convertido en las 'más pedidas', informó un oficial de esa unidad especializada.

TENGA EN CUENTALos conductores deben estar siempre alerta. Observen todo lo que ocurre en el trayecto y miren por el espejo retrovisor para que descarten si algo extraño sucede a su alrededor.

- En el caso de percatarsede que lo siguen, memorice el número de la placa. Trate de evadirlo aumentando la velocidad o volteando sorpresivamente en alguna calle. Deténgase en un lugar en el que haya público, por ejemplo, un grifo o una tienda.

- Se recomienda que los autos cuenten con sistemas de alarma, de trabagas o GPS.

- Si la cochera de su vivienda cuenta con control remoto, llame a sus familiares o al vigilante del edificio para que le abra cuando se encuentre a una cuadra.

- Si conduce usualmente solo o sola, por el mismo lugar, es recomendable que cambie su ruta constantemente.