notitle
notitle

Economista y asesor financiero

Se instaló el gabinete Zavala. Va a durar bastante más de lo que es costumbre en Perú, por supuesto con algún eventual recambio ministerial. Es un gabinete compuesto por destacados profesionales con ganas de trabajar. El premier es negociador hábil y de probada relación de trabajo con el Presidente. Le toca una coyuntura nada fácil; se acabó el maná del precio de los minerales y la economía mundial renquea. Posiblemente tenga que lidiar con una nueva crisis internacional como la de 2008; cuenta con buen equipo para ello. La ratificación de Velarde en el BCR y el nombramiento de Socorro Heysen a la Superintendencia de Banca son buenas noticias.

La población espera resultados contundentes frente a inseguridad y corrupción pero los avances rápidos frente a problemas complejos son más difíciles de lograr de lo que se piensa. Lo factible a corto plazo es la consistencia en el cambio de tendencia; los avances pueden parecer inicialmente modestos, sobre todo en seguridad ciudadana, pero el punto de partida es desfavorable. Hay un equipo competente y honesto a cargo.

El frente anticorrupción es complicado. Circulan dos teorías; la de la búsqueda de responsabilidades y la del borrón y cuenta nueva. El problema con la segunda es la impunidad que perjudica el cambio de comportamiento. La mayor corrupción está en la infraestructura y las adquisiciones del Estado. El Presidente lo tiene claro; cito sus palabras del 4 de julio del 2014 en Perú21: "Tenemos ya cuatro proyectos con solo un postor. El satélite que se compró en Francia; la refinería de Talara, de varios miles de millones de dólares; la Línea Dos (que cuesta) de 5 a 6 mil millones; y ahora el Gasoducto del Sur que, dependiendo de cómo se calcula, está entre los 3 y 6 mil millones; todos con un solo postor. Eso no es bueno".

Sea por iniciativa del Ejecutivo o por presiones de la oposición no quedará más remedio que investigar; la mayor garantía de ecuanimidad es que este Presidente no es ni cainita ni revanchista.

Escribo desde Lizard Point en Cornualles, el punto más alejado al sur de la Gran Bretaña. Lejos del mundanal ruido es el título de la novela de Thomas Hardy que transcurre por estos lares. ¡Cómo olvidar aquella película, protagonizada por Terence Stamp y una imponente Julie Christie, que a finales de los sesenta llevó la novela al cine! Paisaje bucólico, de campiña, olas que golpean y acantilados con calas escondidas; en típico verano inglés, nublado y frío. Remoto e idílico para deleite de nuestro canciller Ricardo Luna.