UN GRANDE. Nadal concretó lo que parecía imposible. (Agencias)
UN GRANDE. Nadal concretó lo que parecía imposible. (Agencias)

LONDRES.– Hace exactamente un año, mientras los mejores tenistas se enfrentaban en el cierre de la temporada de la ATP, Rafael Nadal ni siquiera podía entrenarse, solo pensaba en su rodilla lesionada y no sabía si podría volver a las canchas. Todo cambió en 12 meses. El español, que ganó 10 títulos para recuperar la cima de la clasificación, coronó ayer su extraordinario regreso con un triunfo que lo clasificó a las semifinales de la Copa Masters y que le aseguró la primera plaza del ranking mundial al término del 2013.

El manacorí se hizo inalcanzable para Novak Djokovic –el único que podía arrebatarle el número uno– gracias a su victoria por 7-6 (7/5) y 7-6 (8/6) sobre el suizo Stanislas Wawrinka. Con ello se convirtió en el primer tenista que acaba el año en el tope de la clasificación después de haber cedido esa plaza en dos ocasiones y luego de reinar en las temporadas 2008 y 2010. Roger Federer e Ivan Lendl lo hicieron una vez cada uno.

"No es lo mismo ser número uno en algún momento del año que acabar allí. Esta es una liga y he acabado número uno, he ganado esa liga", dijo con orgullo 'Rafa' tras su duodécima victoria sobre 'Stan' en igual número de cotejos.

Nadal cerrará su participación en el Grupo A ante el checo Tomas Berdych, quien venció al español David Ferrer por 6-4 y 6-4.

SABÍA QUE

- Nadal llegará a Lima el 16 de noviembre. Un día después dará una exhibición junto con David Ferrer.

-"Me quedaré cinco días con mi pareja en Machu Picchu", dijo Ferrer ayer desde Londres.