Módulos Temas Día
Óscar Vidarte

Considerando que los intereses de EE.UU. en el mundo se orientan principalmente en función de aquellos aspectos que significan una amenaza a su seguridad, la reciente visita del secretario de Estado de EE.UU. a la región ha estado dominada por temas como la situación de Venezuela y el problema del narcotráfico ; así como la preocupación mostrada por el propio Tillerson acerca de la creciente influencia de China y Rusia en América Latina. 

Pero, a diferencia de Trump, quien amenazó con cortar la ayuda económica a aquellos países que no impidan el envío de droga a EE.UU., Tillerson pareciera querer comportarse como el ‘policía bueno’, al punto de hablar en nuestro país acerca de la necesidad de seguir trabajando conjuntamente en la lucha contra el tráfico ilícito de drogas.

No obstante, será muy difícil que Tillerson vaya a cambiar el desinterés de EE.UU. respecto a la región, alejamiento que es más evidente con la llegada de Trump al poder. 

Las únicas referencias hacia América Latina durante su primer año de gobierno han sido el muro que quiere construir en la frontera con México, el congelamiento de la relación con Cuba y sus políticas antiinmigrantes, las cuales afectan principalmente a latinoamericanos.

Incluso cuando Trump se refirió a Venezuela, dejó abierta la posibilidad de una acción militar, algo completamente contraproducente conocido el pasado intervencionista de EE.UU. en la región.

No estar en el radar de EE.UU. no es tan malo, brinda un margen de autonomía que en otras circunstancias no tendrían nuestros países; aunque también reduce las posibilidades de cooperación, fundamental cuando se trata de problemas de alcance regional o global.

Tags Relacionados:

Narcotráfico

Óscar Vidarte

Leer comentarios ( )

Ir a portada